Capitanía de Bahía de Todos os Santos - Liquidación y Economía

Brasil como colonia portuguesa se convirtió en la nueva India para el país ibérico. Lo que en el momento de su descubrimiento era solo un litoral que no mostraba signos de riqueza resultó ser más que eso.

Productos como la madera, los esclavos, el azúcar en primera instancia vinieron a revelar el gran potencial económico del territorio ya crear interés en las potencias del viejo continente.

La realización de este trabajo se basa en el interés de querer difundir y mejorar asuntos poco trabajados durante la carrera, en el contexto del imperio marítimo portugués.

La elección del tema se debió especialmente a la gran importancia que tuvo esta capitanía durante el imperio portugués de ultramar. Si hay, en mi opinión, una región a destacar durante la época de los descubrimientos, Bahía es una de esas áreas y en este trabajo veremos por qué.

El subtítulo muestra sobre todo la falta de tiempo que tuvo que realizar este trabajo y como tal no podía ser muy concreto con el riesgo de que su ejecución se prolongara demasiado.

La fecha de acercamiento entre 1500-1697 fue un espaciamiento temporal que dispuse en el transcurso del trabajo, 1500 porque es la fecha atribuida al descubrimiento de Brasil, 1697 porque es la fecha atribuida al descubrimiento de oro.

Pensé que era bueno para 1697, no porque trabajara todo el tiempo hasta esa fecha sino porque quería poner un freno al detonante de esta nueva economía y no mostré interés en este trabajo ya que alargaría demasiado el tema. mucho y porque el oro llegó a tomar gran centralidad política.

En este trabajo veremos rasgos generales de varios factores que han pasado por la historia de la región de Bahía durante el período cubierto.

El interés es intentar, siempre que sea posible, recurrir a fuentes de la época a analizar o ya analizadas.

Capitanía de Bahía de Todos os Santos

Geografía

Bahía, Recife, Rio, São Vicente, entre otros puertos, son puertos favorecidos por arrecifes y cordones costeros, otorgándoles una protección diferenciada.

Recens Elaborata Mappa Geographica Regni Brasiliae in America Meridionali, Maxime Celebris Accuratae Delineata, Seutter, Matthias - 1730
Recens Elaborata Mappa Geographica Regni Brasiliae in America Meridionali, Maxime Celebris Accuratae Delineata, Seutter, Matthias – 1730

Bahía es un centro privilegiado de la vida marítima, está ubicada en medio de dos costas con características diferentes.1 La ciudad está construida sobre la base de una montaña aislada en la región.

El puerto es un extremo de la ciudad, un puerto protegido por arrecifes, una bahía que es una excelente vía de comunicación entre varias tierras, un verdadero mar Mediterráneo en su facilidad de comunicación.

La Capitanía de Bahía de Todos os Santos en la época en que fue atribuida al donatario Francisco Pereira Coutinho (1534) tenía cincuenta leguas de costa, desde la margen derecha del río São Francisco hasta el actual Cabo de Santo António.

La capital de Bahía, la ciudad de Salvador, fue construido cerca de la antigua Vila do Pereira que, con la implementación de un gobierno general, se convirtió en su sede (cuando llegó Tomé de Sousa).

Asentamiento

Bahía fue uno de los primeros puntos descubiertos por los portugueses en Brasil.

La Bahía de Todos-os-Santos fue descubierta el 1 de noviembre de 1501.

En esta bahía se asentaron los primeros pobladores europeos, Diogo Álvares y sus compañeros que naufragaron (primera ocurrencia comprobada).

La división del territorio brasileño en capitanías adoptada por D. João III de Portugal pretendía el poblamiento y colonización de este nuevo territorio.

Es bien sabido que esto no fue fácil, y este objetivo inicialmente no se logró.

Al principio, lo que podemos ver son núcleos de población dispersos a lo largo de la costa brasileña, algunos de los cuales lograron desarrollarse (pocos) y otros se estancaron, algunos desapareciendo por diversos factores.

Bahía en sus inicios fue también sólo un conjunto de asentamientos, una capitanía en teoría ya imagen de Portugal pero que los capitanes donatarios fracasaron en su asentamiento y desarrollo, dejando Bahía y no sólo entregada a los indígenas hasta 1549.

Accuratissima Brasiliae Tabula, 1633
Accuratissima Brasiliae Tabula, 1633

Momento en que llega Tomé de Sousa, primer gobernador general de Brasil y fundador de la ciudad de Salvador.

Leia Fundación e Historia de Salvador de Bahía

En el momento en que se estableció el Gobierno General en Brasil, la población comenzó a dispersarse, muy posiblemente por la seguridad que transmitía la presencia del Gobernador General. Ahora vemos a un representante del rey en esta colonia.

Los pedidos de la población, los beneficiarios no tardaron tanto en ser respondidos, hay otro tipo de respuesta. Eso creó condiciones para que Bahia se desarrollara, el núcleo de habitantes se estructuró, aumentó, se hizo definitivo.

El gran obstáculo de la población portuguesa en Brasil fue la constante resistencia de los indios.

La búsqueda de recursos era uno de los objetivos del pueblo, vimos antes que Bahía tenía mucho pau-brasil y que era de calidad, pero esto era algo que se veía sin mucha demanda, los pobladores también estaban interesados ​​en descubrir otras riquezas, como fue el caso de los metales y piedras preciosas, aunque en el caso de Bahía jugó un papel secundario.

Estas búsquedas movilizaron grandes contingentes humanos, lo que aumentó demográficamente el área y permitió el desarrollo de redes de comunicación entre Bahía y otras áreas.

Tanto Bahía como Brasil en su conjunto tardaron en desarrollarse pero cuando comenzaron a encontrar interés económico en estas nuevas tierras portuguesas, el desarrollo creció mucho y también favoreció la competencia con otros pueblos europeos.

El crecimiento de las ciudades es uno de los puntos donde podemos ver este desarrollo así como el aumento de la población.

Ahora veamos cuestiones demográficas más específicas.

Comenzamos con una tabla que refleja los valores demográficos de Bahía en varios períodos.
Asentamiento de la Ciudad de Salvador de 1549 a 1640

Poblamiento de la Ciudad de Salvador de 1549 a 1640.

Según el padre Nóbrega, en 1549, la población de Francisco Coutinho tenía entre cuarenta y cincuenta habitantes blancos.

Como hemos visto antes, el asentamiento de Bahía no fue fácil, de hecho, ninguna tierra en Brasil fue completamente fácil. El caso principal fueron las tensiones con los indígenas.

Por ejemplo, los Tupinambá tuvieron un gran enfrentamiento con los portugueses cuando Francisco Pereira Coutinho implementó la producción de azúcar en Bahía (producción de caña de azúcar).

El 28 de julio de 1541, Coutinho donó dos sesmarias (una en la ría de Pirajá al noble João de Velosa y la otra en Paripe a Afonso de Torres, noble castellano).

En cooperación con Francisco Coutinho, se establecieron ingenios azucareros en estos dos lugares.

La esclavitud de los indígenas en torno a la cultura del azúcar no fue la única razón de los conflictos entre portugueses e indígenas.

Como dice el padre Simão de Vasconcelos, “la paz con los indígenas de Bahía sólo duró mientras les duró también la paciencia, porque no hubo comercio vil, barbarie, violencia, extorsión e inmoralidad que los portugueses no practicaran contra los que llamaban salvajes , pero que en este punto se excedió en salvajismo.”

También el sacerdote jesuita, Manoel da Nóbrega, relató a su llegada a Bahía en 1549 que no había lugar donde los cristianos no hubieran provocado guerras y conflictos, que todas las primeras tensiones en Bahía habían sido provocadas por ellos.

Padre jesuita Manuel da Nóbrega

La ocupación portuguesa en la región de Bahía-Sergipe solo comenzó a salir de la costa y extenderse hacia el interior a partir de mediados del siglo XIX. XVII.

La primera razón de tal avance hacia el interior fue la necesidad de encontrar nuevos terrenos para la producción de ganado, de productos necesarios para el trabajo de los molinos y de obtener alimentos para sustentar el aumento de población.

Fue por estas razones principales que el interior de Bahía fue ocupado, así como por el exceso de ganaderos bahianos para poblar campos en otros lugares, como Ceará, Piauí y Maranhão.

Otro motivo de la expansión de la población fue la donación de tierras a los sertanistas (una medida para combatir a los indios sublevados que, hacia 1669, casi llegaron a plantaciones como las de Jequiriçá y Jaguaripe). 

En 1532, Martim Afonso de Sousa comunicó al rey los riesgos que los franceses podían ofrecer a la colonia portuguesa y esa fue también una de las razones que llevaron al deseo de poblar Brasil de forma más sistemática.

A nivel organizativo, especialmente a partir de 1680, varias parroquias, villas, villas, como la Parroquia de Santo António de Jacobina, la Parroquia de Maragogipe y otras villas que en el siglo siguiente se convertirían
parroquias.

Durante el siglo XVII, Bahía compartía su importancia en Brasil con Pernambuco y Río de Janeiro, eran una especie de tres capitales del Estado de Brasil.

Esto se debió principalmente al hecho de que son uno de los territorios coloniales más antiguos de la América portuguesa,
pero también se debe a que se encuentran entre las ciudades que mayor desarrollo económico, político y cultural han tenido. 

Las demás capitanías en comparación tenían un papel en este momento, anexo, secundario.

Cuando hablamos del asentamiento de Bahía, no podemos descuidar la ciudad de Salvador. La elección del lugar para la construcción de esta ciudad partió de una perspectiva defensiva.

Como veremos más adelante, esta ciudad estaba dividida (Cidade Baixa y Cidade Alta).

En parte, en ciudad baja, había una sola calle, donde se ubicaban los almacenes relacionados con el puerto y la capilla de N. Senhora da Conceição da Praia.

en la ciudad alta estaba la parte administrativa. En este lugar se instalaron el Palacio de los Gobernadores, la Cámara de Senadores, las capillas Ajuda y Sé, el hospital de la Misericordia, la Corte de Apelaciones, el colegio y la Iglesia de los Jesuitas y las primeras residencias (en agosto de 1549 había unas 100 casas y en 1587 la estimación apuntaba a 800 vecinos).

El núcleo original de la ciudad alta iba desde la Porta de São Bento hasta la Praça da Cidade. Posteriormente se produjeron ampliaciones de este núcleo. 

Hacia el norte, tomó la dirección a Portas do Carmo y luego a Convento de Carmo (1586).

Hacia el sur, se dirigió hacia el monasterio de san benito (1584) y al este vemos la primera ocupación con la construcción de la Capela do Desterro (1567).

En cuanto a la defensa, parte fundamental en la construcción de la ciudad, las fortificaciones pasaron a ser fundamentales. En un principio, la ciudad baja estaba defendida por dos baluartes y la ciudad alta estaba protegida por una valla y un muro de tapial (1551) junto con cuatro baluartes.

Posteriormente, se construyeron dos fuertes para proteger la ciudad, del lado de la bahía, uno en Barra (Santo António, 1583-1587) y otro en Itapagipe (Montserrat, 1585-1587).

Cuando entraron los holandeses, reforzaron las dos puertas y construyeron el primer dique, en la actual Baixa dos Sapateiros.

Después de la salida de los holandeses, se construyeron dos pequeños fuertes en Barra, donde desembarcaron los holandeses (Santa Maria y São Diogo) y dos fuertes más al norte, uno en Santo António más allá de Carmo y otro en Cidade Alta y São Diogo. , en Itapagipe.

Urbs Salvador, Montano, Arnoldo - 1671
Salvador de Bahía – Urbs Salvador, Montanus, Arnoldus – 1671

Un gran problema de defensa durante este período fue el alojamiento de los 2000 soldados que defendían la ciudad.

Pero como es fácil de entender, por muchas construcciones defensivas que hubo, no lograron neutralizar la ofensiva holandesa y la ciudad terminó sufriendo bombardeos, saqueos, casas destruidas y lo mismo sucedió en la recuperación de la ciudad por parte de los Tropas españolas junto con otras.

Economía y Alimentación

El desarrollo económico inicial de la colonia portuguesa fue muy difícil, al igual que la expansión de los colonos en estas nuevas tierras.

Al principio, los portugueses presenciaron la falta de recursos, los recursos humanos que tenían también eran muy limitados, había pocos residentes, pocos habitantes portugueses, pero peor que eso fueron las grandes y continuas hostilidades de los indígenas, incluidos los Tupiniquins, los Aimorés y especialmente los Tupinambás como veremos más adelante.

En el momento de la llegada de los primeros capitanes concesionarios, comenzaron las primeras cosechas, las primeras cosechas, siendo posiblemente mayoritariamente la producción de yuca (según Nóbrega al llegar a Bahía, esta raíz era el alimento común que venía de la tierra, se procesaba en harina y maíz americano). En este momento se inició el primer intento de producir caña de azúcar.

En 1538 ya había un molino en Bahía alimentado con recursos de los capitalistas/inversionistas de Lisboa. Algo que no sobrevivió hasta la llegada de Tomé de Sousa, como veremos.

Fue con el cambio de política (implementación de un Gobierno General con sede en Bahia) que se expandieron las actividades económicas.

A partir de esta época se desarrolló la extracción de madera y con ella el desarrollo de la construcción naval, se inició la producción de cal, se incrementó y reguló la industria pesquera de ballenas, especialmente por el interés de su grasa, el cultivo de algodón, tabaco, jengibre. comenzó, se estableció la ganadería, aumentó el número de corrales y se desarrolló la industria azucarera.

A continuación se presentan breves notas sobre los principales recursos explotados en la capitanía de Bahía.

Palo del Brasil

El primer gran recurso económico brasileño, o si preferimos decir, el primer producto en ser explotado con gran impacto económico, fue sin duda la madera, más específicamente el llamado pau-brasil.

Redwood es una madera que proporciona material colorante.

En el momento del descubrimiento de Brasil, la industria textil estaba en pleno desarrollo y, como aún no se conocían las anilinas artificiales que usamos hoy, el pau-brasil era una materia prima muy apreciada y buscada.

Fue encontrada en la costa brasileña, en el área de bosque que bordea la costa hasta el área de Cabo Frio, con densidad relativa.

Después, esa extracción fue decreciendo y prolongándose, siempre en declive, por otros 200 años, hasta que el progreso de la química permitió la producción de anilinas sintéticas y provocó el desinterés por el pau-brasil.

El ciclo pau-brasil no era más que una explotación rudimentaria, nada más que una simple recolección, una típica industria extractiva.

A mediados del siglo. XVI, Brasil sigue siendo para Europa nada más y nada menos que el país de las maderas coloreadas, un
madera utilizada para la transformación de muebles preciosos y otros fines.

La rentabilidad de este negocio es tal que los comerciantes de madera empiezan a surgir en este siglo.

La propia corona portuguesa se reserva el monopolio de la exploración del palo de Brasil.

En 1501 vemos el primer contrato de monopolio firmado por tres años con Fernando de Noronha. Se trata de explicar brevemente qué es la madera económicamente en Brasil.

En lo que respecta a Bahía, sabemos que había abundancia de pau-brasil, una madera de calidad, es el mismo gobernador general de Brasil, Diogo Botelho, quien en 1606 recuerda al rey este hecho.

El puerto de Bahía es uno de los principales puertos y uno de los principales puertos para el envío de madera cortada.

Esta madera se suele descargar luego en Lisboa, salvo que condiciones anómalas no lo permitan, como tormentas o encuentros con corsarios, lo que en ocasiones obliga a desviar la ruta hacia otro puerto como Oporto, Viana, Peniche o incluso otro.

Lo habitual era llegar a Lisboa y ser almacenado en Casa da India.

Cristovam Pires fue uno de los muchos comandantes, en este caso comandante del navío Bretôa que en 1511 vino del Tajo para recoger 5 troncos de secuoya y varios animales exóticos en la Bahía de Todos-os-Santos y en Cabo-Frío.

Varias tablas y registros nos permiten rastrear valores típicos de precios a la salida de los puertos brasileños, valores que podrían estar cerca de los practicados en el puerto de Bahía.

En 1591 el quintal tenía un valor de alrededor de 900 a 1000 réis y en 1666 el valor rondaba los 610 réis, por supuesto esta no fue una fase que siempre fue decreciente, durante este tiempo hubo algunas subidas como lo fue en 1625 con precios alrededor de 1050 réis, esto puede haber sido influenciado por el problema con los holandeses en Bahía.

En cuanto a los precios del transporte, sabemos que al menos entre 1602 y 1624 el quintal tenía un coste de unos 300 réis (es un impuesto).

Los holandeses llegaron a perjudicar el comercio portugués de madera brasileña, especialmente alrededor de 1625, en gran parte debido a la eficacia de la compañía de las Indias Occidentales Holandesas y al suministro directo desde Amsterdam en tierras brasileñas, concretamente en Pernambuco.

Hay que tener en cuenta que el mercado brasileño de la madera era objeto de mucho contrabando, incluso los franceses ocasionaron serios problemas y como medida para combatir este comercio irregular, por así decirlo, Abreu de Brito propuso en 1591 la creación de la artesanal de Guarda-Mor y la construcción de cinco fortalezas, una de ellas en Bahía.

Había tanto contrabando que no era difícil ocultar la llegada de la madera en puertos no autorizados, o mejor dicho, en puertos donde la mercancía no debía ir directamente.

Tenemos un caso denunciado en Holanda en junio de 1657 por un Hieronymo Nunes da Costa residente en Amsterdam que informa de la llegada de un cargamento de pau-brasil procedente de Paraíba.

Es el gobernador de Bahía quien está a cargo de solucionar este problema. El problema de este tráfico es bastante difícil de resolver, especialmente cuando ciertos portugueses son cómplices de estos actos, pero cuando estos actos ilícitos son capturados, la madera e incluso los barcos pueden ser confiscados y los cómplices son objeto de medidas punitivas.

Ahora bien, si la madera que viene de Pernambuco ya llega directamente a Ámsterdam, no pasa por Lisboa, la madera que viene de otras capitanías como Bahía y que pasa por Lisboa antes de ir a Holanda, se vende más barata por competencia, desleal porque no está autorizado por Portugal pero siempre es competencia lo que se refleja en los precios y por tanto en los beneficios de la corona nacional.

esclavos

Cuando los portugueses llegaron a Brasil quedó claro que los indios serían esclavizados, esos seres con su vergüenza a la vista, no parecían servir para otra cosa, pero no era la cuestión de su habilidad lo que estaba en juego, sino la necesidad
que tenían los portugueses.

Se necesitaba trabajo humano para explorar Brasil y el indio era un recurso que estaba disponible y es en ese tema que tenemos que basarnos.

Videos sobre la esclavitud en el Brasil colonial

Posteriormente los portugueses llegaron a la conclusión de que es un recurso débil, en gran parte debido a la explotación del azúcar. Las muertes frecuentes y la falta de rentabilidad conducen a la búsqueda de un recurso humano más fuerte y allí comienzan a traer esclavos de diversas zonas de África, la mayoría de ellos desembarcan en la capitanía de Bahía.

De hecho, los negros de África eran la principal mano de obra de la economía portuguesa en Brasil y la dependencia era tan grande que cuando los holandeses entraron en Brasil y Angola, hubo una época conocida como la Hambruna Negra (1625-1650).

Bahía fue tomada en 1625, fue uno de los principales puertos de entrada de esclavos negros, Pernambuco también fue importante y fue tomada en 1630, sin detenerse ahí, en 1640 los holandeses tomaron la costa angoleña de donde procedía una gran cantidad de esclavos.

Estos tres puntos fueron cruciales para afectar el comercio de esclavos, hasta el punto de que en 1644 el Consejo de Ultramar recibe una solicitud de un tal Sebastião Araújo que quiere ir a Guinea a cambiar ciertos bienes por esclavos para traer a Bahía ya que en Angola la situación es Complicado.

Es curioso que mientras el comercio de esclavos sufre problemas, cuando los holandeses intentan monopolizar este negocio, el cultivo de la caña de azúcar se desarrolla con particular incidencia en Río y Bahía. Por lo tanto, dentro del espectro económico, no todo es problemático.

En Bahia había una mezcla muy grande de negros, ya no eran peuls puros o cualquier otra raza, no era una comunidad específica e inmutable, eran más una aglomeración de mestizos, muchos habían venido de Senegambia, Guinea y otras costas africanas. .

Existía la intención de no reunir en un solo lugar a cierto grupo de pueblos africanos, se temía que si se desencadenaban ciertos nacionalismos, un grupo nativo unido pudiera provocar revueltas y otros problemas.

Este, también, fue sólo un tema muy trabajado para el siglo XVIII, pero ya en 1647, en una carta enviada por Henrique Dias a los holandeses, revela las virtudes y problemas de ciertos grupos de africanos que lleva a la conclusión de que lo mejor fue la fragmentacion de las distintas comunidades.por las distintas capitanías.

Entre 1580-1590, llegaron a Bahía cerca de 3000 a 45000 esclavos, números que están muy dispersos en las fuentes.

Mucho por culpa de los holandeses. Entre 1630-1636 se ven pocos esclavos entrando en Pernambuco, comienzan a emigrar para Bahía para escapar de los holandeses.

Pero si vemos esta emigración en este período, cabe señalar que entre 1600-1630 entraron más esclavos a Pernambuco que a Bahía debido a la mayor cantidad de ingenios que tenía esta capitanía.

En el siglo XVI llegaron a Bahía unos 20.000 esclavos (estimación).

En estos tiempos la misma iglesia llegó a hacer una distinción entre el indio y el negro, justificando que el negro debe ser el esclavo, defendiendo así al indio.

La Iglesia y las órdenes siempre han jugado un papel importante en las comunidades nativas.

Azúcar

El azúcar es la gran riqueza de Brasil en el siglo XX. XVII. Viene a dar al imperio portugués una nueva fuente de riqueza, haciéndole olvidar, en cierto modo, las riquezas que en otro tiempo procedían de la India.

Con la implementación de esta nueva estructura económica, enfocada en el azúcar, teniendo en cuenta su producción y sus necesidades, como el trabajo esclavo y el uso de las mejores tierras del nordeste, provocó desigualdades sociales, acumulación de riqueza por parte de ciertas personas indebidas. y la invasión de los holandeses (1624-1625) por el interés en controlar este negocio.

Brasil, más específicamente el norte como fue el caso del Recôncavo da Bahia, fue dotado de condiciones favorables para la plantación de caña de azúcar. Hay suelos fértiles y ricos, algunos arcillosos, otros compuestos de massapé (tierra negra), dotados de humus (materia orgánica en descomposición).

Bahía se convirtió, como Pernambuco, en uno de los centros productores de azúcar más importantes del imperio portugués.

Como ya hemos visto, la calidad del suelo, el clima (cálido y húmedo), la abundancia de recursos forestales y el favorable estado del puerto y la rapidez de las comunicaciones con la metrópoli fueron condiciones esenciales para la elevación de la capitanía. .

Las tierras para la producción de caña de azúcar y no sólo se distribuyeron en régimen de sesmarias, con la prioridad centrada en la concesión de tierras a lo largo de los ríos ya quienes tenían capacidad para instalar artefactos hidráulicos.

Al instalar molinos junto a cursos de agua, se facilitaba el transporte (en barcos) y se aprovechaba también la propia fuerza del agua como mecanismo de fuerza del molino.

Cuando esto no sucedía y los molinos estaban lejos de un curso de agua, había que recurrir a la fuerza animal y humana. 

Brasil se convierte en el principal productor de azúcar de Portugal, incluso es imposible competir con él, ya que desde mediados del siglo XVI ya mostraba signos de crecimiento en la producción.

Para tener una idea, en los años 80 del mismo siglo, una arroba de azúcar blanca en Brasil costaba alrededor de 800 réis mientras que en Funchal costaba 1800.

Al nivel de artilugio en Bahía, inicialmente tenemos a Francisco Pereira Coutinho (concedido) tratando de construir dos, cosa que no fue posible porque los indígenas/salvajes los obligaron a abandonarlos.

Más específicamente, fueron los Tupinambá quienes unidos y con cerca de 6 mil hombres, quemaron los molinos y mataron a muchos portugueses. Esta guerra duró alrededor de 5 a 6 años (debe haber comenzado en 1541). Hubo épocas de grandes hambrunas, enfermedades y otras desgracias.

En 1587, Gabriel Soares de Sousa indicó 36 molinos para Bahía (21 de agua, 15 de tracción animal y 4 en construcción).

Alrededor de 1610, pero sin una base sólida de veracidad, podemos ver la capitanía con 50 ingenieros. Sin contar Maranhão, teníamos 1628 ingenios azucareros en funcionamiento en Brasil hacia 235.

Para organizar las informaciones sobre los engenhos en Brasil, podemos ubicar en la zona central la capitanía de Bahía, que en 1570 tenía 1 engenho, que aumentó progresivamente hasta 1710, llegando a 146 engenhos (toda la zona central).

La zona Centro no era la más rentable, era la del sur, no era Bahía, era Pernambuco. En Bahía vemos una evolución de los ingenios de 1570 a 1629 de 18 a 84 ingenios.

El aumento de los ingenios no fue mucho mayor por culpa de los indios que mataron a los blancos, a los europeos y destruyeron los propios ingenios, estos problemas internos siempre fueron una constante en todo Brasil.

Lluvias torrenciales, sequías, animales, son factores que perjudican el desarrollo de los cañaverales.

En 1665, Lopo Gago da Câmara pidió al Consejo de Ultramar un reglamento para impedir el movimiento de rebaños en su molino para que no se comieran los brotes y demás.

La explotación azucarera no solo está sujeta a impuestos (a ciertos diezmos), para colmo, la capitanía de Bahía tuvo que pagar indemnizaciones de guerra a Holanda durante 16 años, no fue la única con estas trabas financieras pero es lo que importa nuestro estudio.

Aparentemente, los primeros ingenios azucareros comenzaron a instalarse en Bahía durante el gobierno de Tomé de Sousa, pero fue solo años después, posiblemente durante el gobierno de Mem de Sá, que la producción logró llegar a un punto en el que era posible explotar comercialmente el azúcar. producto y exportación en otras proporciones.

Historia de la caña de azúcar en la colonización de Brasil

pesca y caza

Según cartas de la época, algunas escritas al rey por los que estaban en la capitanía (ejemplo del párroco jesuita Nóbrega) mencionan que había mucho pescado, mucho marisco, gran variedad que servía en la comida. de los habitantes locales.

También había mucha caza que vivía en los bosques y pájaros como los gansos que ya criaban los indios.

El puerto de Bahía, en cuanto a la regulación de la venta de pescado, es bastante estricto, obliga a vender por peso los pescados grandes.

Los pesos varían dependiendo de la calidad.

Bahía crea un precio fijo para el pescado salado.

En los tiempos posteriores a la llegada de Tomé de Sousa a Bahía, se inició la explotación de ostras para la producción de cal.

Al final del siglo En el siglo XVI, eran muchas las ostras que sacar de Ilha da Ostra, lo que, según Gabriel Soares de Sousa33, permitió la creación de más de 10 molinos de cal.

Nos dice también Gabriel Sousa: “Y hay tantas ostras en Bahía y en otras partes, que con ellas se cargan lanchas muy grandes, para hacer cal de las conchas, que es muy y muy buena para las obras, que es muy blanca; y hay un molino en que se gastaron en sus obras más de tres mil muelas de cal de estas ostras.

A la vuelta del siglo. XVII, la pesca de agua dulce tuvo un gran desarrollo. Dice Frei Vicente: “de allí es agua dulce, donde hay tanta pesca que en cuatro días cargan tantas carabelas como hay”.

Esto se refiere más específicamente a la pesca realizada en el río São Francisco. Para Gabriel Soares de Sousa es la Ballena la que merece gran atención, ya había vaticinado que esta industria sería exitosa a fines del siglo XX. XVI y esto vino a ser revelado con el establecimiento regular de esta pesquería y con la gran cantidad de ballenas que ingresaban a Bahía.

Con el Gobierno General de Diogo Botelho (1602-1608) encargado por el Rey D. Felipe III, Pedro Urecha trajo de Vizcaya (región española) barcos y gente con experiencia en el oficio de la caza y tratamiento de la ballena (sobre todo extracción de petróleo) para desarrollar esta industria.

Este desarrollo posibilitó la exportación de aceite de ballena a las diversas regiones de Brasil, enfrentando la escasez de este recurso y permitiendo una mayor producción de azúcar ya que con la iluminación, algunos ingenios podían trabajar de noche.

INVASORES

francés

Los franceses miraban a Brasil con buenos ojos, pretendían crear un polo de influencia, sobre todo comercial, donde pudieran extraer tanta riqueza como los portugueses.

En 1591 Francisco Soares escribió que en 1504 los franceses llegaron a Bahía y que los portugueses rechazaron su entrada e incluso retuvieron tres barcos.

De hecho, muchos de los corsarios que circulaban por aguas brasileñas eran franceses, como dice el jesuita de Bahía, Leonardo do Vale, el 26 de junio de 1562, “las nuevas generaciones de toda la tierra han de ser muy instruidas de francés”.

Por otro lado, vemos al autor Eduardo Bueno mencionar que los tupinambá tenían más respeto por los franceses que por los portugueses.

Para ellos, los franceses venían a Bahía solo para recoger pau-brasil a cambio de otros bienes, no había mayores conflictos ni a la llegada ni a la salida.

Los portugueses ya habían llegado para quedarse en sus tierras y estaban dispuestos a esclavizar a los nativos para su propio beneficio.

La historia de Pernambuco y Recife está marcada por conflictos

holandeses

Los holandeses causaron mucha destrucción, fueron invasores bastante problemáticos.

Los relatos de la época se asemejan a los de los franceses cuando fueron invadidos por los vikingos en la Edad Media.

Frei Vicente do Salvador (1564-1635) informó que los holandeses, en el área de Bahía (Rio Rojo), quemaron lo que encontraron en el camino, lo robaron, obligaron a los vecinos a huir al monte, amenazaron e hicieron otras cosas peores.

Os podéis hacer una idea de que los holandeses causaron tanto o más daño que los franceses en Brasil.

Frente a la conquista de Bahía por los holandeses, en 1625, una flota luso-hispana entró en la capitanía, logrando desalojar a los holandeses de la fuerte de São Filipe de Tapuype.

Leia Historia de los Fuertes y Faros de Salvador

Pero volviendo atrás, tenemos que entender por qué los holandeses han expresado interés en tierras brasileñas.

Estamos ante un período en el que habían terminado las Treguas de los Doce Años (1609-1621) y se habían reanudado las disputas entre españoles y flamencos.

Solo en este tema, ya no había impedimentos para los holandeses. Luego tenemos el interés holandés en la sal y el azúcar portugueses, asuntos muy importantes.

En este escenario, la solución para estas dependencias fue la ocupación holandesa de Brasil, no había necesidad de comprar y negociar con los portugueses cuando existía la posibilidad de conseguir lo que te interesa de inmediato de la fuente.

En esto surge el interés de la West India Company, una entidad privada holandesa con muchos derechos.

Bahía fue el lugar, el punto clave para que la empresa iniciara su influencia en América del Sur.

El 9 de mayo de 1624 llegó a Bahía una flota de 23 barcos y 3 yates, preparados para la conquista. Esta flota estaba bajo el mando de Jacob Willekens y Pieter Heyn y los 1700 hombres que desembarcaron estaban dirigidos por Johann van Dorth (gobernador de la
tierra a ocupar).

Quien gobernaba Bahia en esa época era D. Diogo de Mendonça Furtado.

En ese momento, Bahía no tenía suficientes recursos para resistir una invasión y dicho gobernador incluso fue arrestado por los holandeses.

Así, el poder fue entregado a los flamencos, el centro político de la América portuguesa.

Por consejo del obispo Marcos Teixeira o por iniciativa propia, muchos habitantes huyeron a otros lugares, concretamente al pueblo de Espirito Santo.

Recién en marzo y abril del año siguiente, como hemos visto, llegó una flota luso-hispana para enfrentarse a los holandeses, con la colaboración de tropas de Pernambuco y Río de Janeiro, además de combates guerrilleros protagonizados por los vecinos (“Habiendo el veintinueve de marzo, víspera de la Pascua de Resurrección, botar nuestra Armada a las cinco de la tarde en la Bahía de la Ciudad”).

Esta colaboración fue crucial para la rendición de los holandeses.

Siendo más detallados en este asunto, sabemos que después de la creación de las Indias Occidentales se redactó un documento que planificó paso a paso la conquista de Bahía. Este documento, conocido por: Razones por las que la Compañía de las Indias Occidentales
debe tratar de arrebatarle al Rey de Portugal la tierra de Brasil y todo lo que Brasil puede traducir.

Los holandeses tenían como objetivo atacar tres puntos del imperio portugués; Bahia/Salvador, Pernambuco y Angola que permitiría el control del mercado de esclavos.

El primer punto a alcanzar fue S. Salvador porque esta ciudad tenía una bahía con condiciones muy favorables. Era un excelente punto para controlar la producción de azúcar y para comunicarse con el mercado de esclavos de Angola.

Como ya vimos en otro pasaje de esta obra, el Gobernador de la ciudad era Diogo Mendonça Furtado (había estado en este cargo tres años).

Fue advertido de la llegada de la flota holandesa y como tal, ordenó el refuerzo de las murallas de la ciudad y la construcción de un fuerte en un islote frente a Salvador, donde se montaron seis cañones.

Lo curioso es que cuando van Dorth ordenó el desembarco el 10 de mayo no hubo resistencia. El mismo día Pedro Heyn tomó el fuerte recién construido y varios barcos amarraron en la bahía.

Los primeros roces con los lugareños se debieron a la eficacia del obispo de Salvador en movilizar a la población contra los holandeses. En esta época Matías de Albuquerque, gobernador de Pernambuco y gobernador general de Brasil, envió una carabela con cartas del obispo a España informándole de la toma holandesa de la ciudad.

La noticia llegó en junio de 1624, lo que llevó a D. Felipe III de Portugal a ordenar la operación de recuperación de la ciudad y con ella preparar la flota necesaria en los puertos de Lisboa y Cádiz.

Refiriéndonos nuevamente a Tamayo de Vargas, podemos ver que tanto los españoles como los portugueses estaban sincronizados en cuanto a la ofensiva que habría que llevar a cabo contra los holandeses.

“Portugal no sólo mostró su normal fidelidad y coraje en promover lo necesario para remediar la aflicción del pueblo de Brasil, masacrado por la perfidia de los holandeses, que lo sometieron, a las órdenes de Su Majestad en el cumplimiento de la defensa de la tierra, conspirando los más nobles en manifestar sus deseos y esfuerzos, acudiendo todos a esta ocasión tan propicia a la demostración de la hidalguía que daba ejemplo al pueblo para imitarlos.

Porque, a excepción de una compañía de unos 50 soldados a bordo del navío N.ª Senhora do Rosário Maior, que navegaba en parte de la hacienda real, todo lo demás se debió a la disposición voluntaria con que la lealtad de Portugal sirvió a su Rey, desde el eclesiásticos […] y otros particulares […] los comerciantes del Reino, los italianos, los alemanes y flamencos que comerciaban con ellos […].

Además de provisiones para el ejército, municiones y útiles de navegación, fortificaciones de tierra y protecciones contra el enemigo, y veinte mil cruzados para lo que en cada momento se necesitase, todo se ofrecía en tan buen orden, que aunque estas cosas a veces eran sólo materia de historias, en sus relaciones fueron típicos del Reino de Portugal y un ejemplo para todos.

Su sangre ilustre correspondió al uso tan heroico de la tela de esta Corona.

Por todo ello, advierte al Consejo de Portugal, celoso por el servicio de su Rey, que ya estaba en sus liberales manos la recompensa por los servicios de todos los que participaron en este viaje, así como, para los sucesores o para aquellos quienes contribuyeron a aumentar su fuerza […].

Se preparó la armada mandada por D. Manuel de Menezes, su Capitán General, y principal cronista de Portugal, compuesta de 18 navíos y 4 carabelas, con todo lo necesario para el viaje y el combate. […]

Y muchos otros nobles, por amor a su patria, cambiaron las comodidades de la ociosidad por la peligrosa inquietud del mar, por considerarla servicio de Dios y de su Rey.

Con tanta brillantez salió la Armada del puerto de Lisboa el 19 de noviembre de 1624, con órdenes específicas de Su Majestad, para que tan pronto como partieran, como sucedió antes que la Armada de Castilla, se unieran tan pronto como lo hicieran. podrían.”

Estas flotas terminaron uniéndose el 4 de febrero de 1625 en Cabo Verde.

Podemos encontrar estas descripciones y otras que exaltan la imagen que los españoles tenían en la época de los portugueses en la obra de D. Thomas Tamaio de Vargas, Restauracion de la Ciudad del Salvador, i Baía de Todos-Sanctos, en la Provincia del Brasi.

Esta obra está dedicada a Su Majestad D. Felipe IV, Rey Católico de España e Indias & c. Es muy interesante ver esta obra de 1628, hay un gran rasgo positivo del pueblo portugués y su análisis es fundamental para comprender estos temas de la reconquista de Bahía.

Fradique de Toledo y Osório, marqués de Villanueva de Valdueza, capitán de la Armada de la Mar Océano y del pueblo de guerra del Reino de Portugal fue el Capitán General de mar y tierra asignado para tomar la ciudad (responsable de la fuerza anfibia) .

El maestre general (jefe de las fuerzas de desembarco) era D. Pedro Rodríguez de Santiesteban, marqués de Coprani.

Hubo seis armadas involucradas en esta recuperación. Tenemos la Armada de Portugal (22 barcos comandados por D. Manuel de Meneses), como ya hemos visto, también tenemos la Armada do Mar Oceano (11 barcos, entre galeones y urcos, comandados por D. Fradique de Toledo), seguido de la Armada da Guarda do Estreito (4 galeones comandados por D. João de Fajardo), luego está la Escuadra de las Cuatro Ciudades (6 galeones comandados por D. Francisco de Acevedo, finalmente tenemos la Flota de Vizcaya y la Armada de Nápoles, la primera compuesta por 4 galeones y comandada por el General Martín de Vallecilla y la segunda compuesta por 2 galeones y 2 patachos al mando de D. Francisco de Ribera e integrada también por el Virrey-Duque de Osuna.

El plan para la recuperación de la ciudad fue simple y directo. “Unir las flotas y escuadras españolas con la de Portugal, embarcar en Salvador de Bahía, recuperar esa plaza y expulsar definitivamente a los holandeses de Brasil”.

Al parecer fue el 1 de abril de 1625 cuando se produjo el desembarco y se dio la orden de ataque y se puso en práctica la artillería de asedio.

Días después de montar el sitio (30 de abril), se firmó la capitulación, quedando así en la ciudad 1.912 holandeses, ingleses, alemanes, franceses y valones.

Mucho ya se había arrebatado a los holandeses durante el asedio, pero con la victoria efectiva sobre ellos, 18 banderas, 260 piezas de artillería, 500 quintales de pólvora, 600 esclavos negros, 7200 marcos de plata y otras mercancías con un valor redondeado a 300.000 ducados.

También fueron detenidos seis barcos y se reanudó el control de la capitanía.

Los holandeses, aunque habían perdido esta batalla por la ciudad, pueden haber pensado que la guerra aún no estaba perdida.

Cuando D. Fradique planeaba su regreso a España, sabía que una flota holandesa estaba a punto de llegar para disputar la toma ibérica.

El 22 de mayo aparecieron 34 velas en la entrada de la bahía de Todos-os-Santos.

De hecho, los holandeses intentaron varias veces penetrar en Bahía pero sin gran éxito. La falta de eficacia también se debe a la flota ibérica al mando de D. Fradique, que no supo neutralizar las ofensivas y esto permitió a los holandeses dirigirse a Pernambuco.

Otra respuesta posiblemente podría haber evitado que esto sucediera.

La invasión holandesa de Salvador en 1624

Política y Organización Social

Bahía, específicamente Salvador, fue la primera capital de Brasil como colonia portuguesa. Tuvo privilegios por esta situación, como sucedió en Lisboa y Oporto.

Mapa de Brasil 1707 - Brasiliaanze Scheepvaard, puerta Johan Lerius Gedaan uit Vrankryk, in't Iaar 1556, Aa, Pieter van der
Mapa de Brasil 1707 – Brasiliaanze Scheepvaard, puerta Johan Lerius Gedaan uit Vrankryk, in't Iaar 1556, Aa, Pieter van der

São Salvador fue una ciudad dentro de la capitanía de Bahía, fundada por Tomé de Sousa cuando llegó el 29 de marzo de 1549 con el estatus de primer Gobernador General de Brasil (otorgado por D. João III de Portugal).

Dicho gobernador llegó en la citada fecha con unos 1000 hombres y uno de los propósitos era establecer un centro político-administrativo, un polo que pudiera servir como capital de la gran colonia portuguesa.

Junto con Tomé de Sousa, el arquitecto Luís Dias vino con la responsabilidad de diseñar esta ciudad que una vez, junto con el resto de la capitanía de Bahía, perteneció al donatario capitán Francisco Pereira Coutinho (capitanía hereditaria) hasta que se convirtió en
capitanía real.

Esta nueva ciudad se inspiró estructuralmente en la configuración de Angra do Heroísmo (Azores). Hubo un interés por él siguiendo los supuestos arquitectónicos y estructurales de las importantes ciudades que los portugueses estaban creando a lo largo de las costas.

Con esto, se obligaba a esta nueva ciudad a tener un buen puerto (ya tenía las condiciones naturales para ello), tener cerros que favorecieran la defensa de la ciudad, tener cursos de agua dulce así como terrenos aptos para el cultivo, entre otros recursos.

Salvador fue la primera ciudad de gran importancia político-administrativa en Brasil, debido a esta importancia, desde su creación se convirtió en una auténtica ciudad fortaleza que solo sucumbió durante la llegada de los holandeses.

En primer plano de la formación de la ciudad estuvo la construcción de una plaza principal donde se insertaría la residencia del gobernador, el senado, la picota y hasta la propia cárcel.

El crecimiento de la muralla de la ciudad, en gran parte debido al progresivo aumento de casas monástico-convencionales de las órdenes que se establecieron en Bahía y la constitución de varios polos de asentamiento de población, creó una especie de división en la ciudad (división en dos partes, una siendo llamada la ciudad baja y la otra ciudad alta).

En Cidade Baixa estaban representadas la mayoría de las actividades mercantiles y portuarias, mientras que en Cidade Alta lo marcaban los poderes administrativo, político, judicial, religioso y financiero.

Esta morfología urbana de la ciudad de Salvador cambió con la ocupación holandesa en 1624.

Cuando Mem de Sá, en 1558, asumió el gobierno general, ya se enfrentaba a una Bahía más grande que la antigua fortaleza.

En 1600 comunica al rey que “la ciudad va en mucho crecimiento”.

En el desarrollo de la capitanía, los indígenas fueron incorporados como esclavos, como prestadores de servicios o cautivos de los europeos. En un nivel superior estaban los portugueses que venían a Brasil, hablamos de capataces, oficiales mecánicos, maestros azucareros con cierto protagonismo ya que de sus manos salían las grandes rentas. Entre los terratenientes rurales, los agricultores y pequeños ganaderos ocuparon una posición un tanto desagradecida.

Sobresaliendo de todo y de todos estaban los hacendados (terratenientes ricos con finca propia).

La ciudad de Salvador fue la primera en ser creada en toda la América portuguesa.

Desde un principio contó con vías de comunicación bien establecidas. Hasta muy tarde, la mayoría de las casas eran de tipo primitivo, viviendas sencillas cubiertas de palmeras a imagen de las primeras casas construidas en Brasil.

Entre 1549 y 1551 se instaló en Salvador una Santa Casa da Misericordia con el objetivo principal de curar y curar a los pobres y pobres.
marineros

Esta institución, según Gabriel Soares, no contaba con grandes talleres y enfermerías, era pobre, muy posiblemente porque no tenía aporte real o de particulares, el único apoyo que tenían era limosnas de los habitantes del lugar.

En 1556, los jesuitas también crearon un colegio en Bahía que tenía tres cursos: letras o elementales, artes y teología para eclesiásticos y estudiantes superiores.

Como consecuencia de la expansión demográfica hacia el interior, el desarrollo de la agricultura y la ganadería, comenzaron a definirse nuevas tipologías sociales, que en la terminología portuguesa de Brasil, aparecen como Vaqueiro y Farmer.

Empezamos a diferenciar más claramente a los privilegiados (en su mayoría hacendados) de los hombres libres sin recursos y de los cautivos, es decir, los esclavos. 

Si vamos más allá y nos fijamos en la administración, veremos la representación de oficiales mecánicos en las sesiones del Senado de la Cámara así como la creación de los cargos de procuradores de los maestros, lo que también permitió la elección de un juez de la gente y
la esclavitud (carta regional del 28 de mayo de 1644) fue un ejemplo de esto.

La creación de estos cargos aumentó en número y cada vez más estos jueces adquirieron competencias que hasta entonces pertenecían a los consejeros.

La aparición de representantes de oficiales mecánicos en la administración cambió la mentalidad del pueblo hacia el poder, creando una mayor resistencia popular al poder central. Estos cambios políticos y el ascenso de oficiales mecánicos electos por clase a la Cámara de Concejales de Bahía son parte de las demandas del pueblo que en el futuro, particularmente en el siglo XX, XIX, llegó a tener una reacción
nacionalista y colaborar con la presión por la independencia de Brasil.

A nivel de tribunales, el primero fue creado en Bahía en 1603 por el rey D. Filipe II de Portugal, bajo el título de ”Relação do Brasil”.

En 1626, por voluntad de D. Filipe III de Portugal y con la creación de la “Relação de Rio de Janeiro”, la corte bahiana pasa a ser conocida como “Tribunal da Relação da Bahia”, quedando bajo su control, bajo su término si lo preferimos así, la propia capitanía de Bahía pero también la de Sergipe, Pernambuco, Rio Grande do Norte, Paraíba, Ceará, Maranhão, Pará y Rio Negro.

Analizando los cambios de política en Brasil, podemos concluir que la implantación de las Capitanías Hereditarias fue un fracaso que llevó a la corona portuguesa a implantar un Gobierno General y la creación de la ciudad de Salvador junto a la bahía de Todos-os-Santos como
centro político.

En un período inicial y con la entrada de 1000 habitantes junto con Tomé de Sousa, la corona portuguesa pretendía crear una ciudad nueva y fortificada, donde estos habitantes que se desplazaban, funcionarios, religiosos, militares, constructores y
otros podrían establecer instituciones para administrar Brasil.

Una de estas instituciones fue el Gobierno General, que era el representante de la corona en la colonia y era el principal responsable de su defensa, otra de las instituciones más importantes fue la primera Corte de Apelaciones establecida en 1609 y extinguida por los españoles en 1625.

Capitanes y otras personalidades políticas Comencemos con Diogo Álvares Correia, más conocido por los indígenas como Caramuru.

No era capitán, pero probablemente fue el primer señor portugués en Brasil. Según relato de Juan de Mori, piloto del navío español Madre de Dios que naufragó en las afueras de la Bahía de Todos-os-Santos y que fue auxiliado por Caramuru y también según declaración de un tal D. Rodrigo de Acuña (1 de julio) de 1526) que fue el primero en mencionar la presencia de Diogo Álvares en Bahía, confirman que el Caramuru estuvo en Brasil desde fines de 1509, cuando naufragó en las tierras bajas del Río Vermelho en un posible ataque francés. Embarcacion.

Aunque Caramuru viajó a Francia en 1528, regresó a Bahía para continuar su participación en el tráfico y el contrabando.

En la práctica, se reveló como una especie de “agente comercial de los contrabandistas franceses de la paude-inta”. El tiempo de Diogo Álvares como señor de esas tierras que nunca fueron suyas terminó efectivamente cuando Francisco Pereira Coutinho llegó a Bahía alrededor de noviembre de 1536 con siete barcos y con el título de propietario legal de esas tierras.

Esto no impidió que el 20 de diciembre de 1536, Francisco Pereira Coutinho donara una sesmaria a Caramuru.

Fue Francisco Pereira Coutinho, hijo de Afonso Pereira, alcalde de la ciudad portuguesa de Santarém, fue el primer donatario capitán de Bahía55 (5 de abril de 1534) y el segundo donatario en recibir mucho en Brasil.

Llegó a Brasil, como hemos visto antes, en 1536. Al llegar a su capitanía, durmió durante días en el barco hasta que se construyó un asentamiento capaz de albergar al resto de la tripulación.

Todo apunta a que Francisco Pereira Coutinho estaba ilusionado con estas nuevas tierras, como podemos comprobar en la carta que escribió al rey en 1536.

“Esta es la mejor y más limpia tierra del mundo… Está bañada por un río de agua dulce tan grande como Lisboa, en el que pueden entrar tantos barcos como hay en el mundo, y nunca se ha visto puerto mejor ni más seguro. La tierra es muy tranquila y a una legua de aquí hay un pueblo de 120 o 130 personas muy mansas que vienen a nuestras casas a ofrecer comida y el principio de ellos con su mujer, hijos y gente ya quieren ser cristianos y dicen que ya no van a comer carne humana y nos traen víveres… El pescado es tanto que se va gratis y son peces de 8 palmas… La costa tiene mucho coral… La tierra te da todo lo que le eches en ello, los algodones son los más excelentes del mundo y se le puede dar azúcar cuanto quiera.” Bahía, como otras capitanías, no siempre fue próspera.

Francisco no pudo adaptarse a las exigencias y hubo muchos roces entre él y Diogo Álvares. 57 Fue en el punto álgido de las tensiones entre portugueses y locales cuando Francisco Coutinho cayó de su cargo.

El 20 de diciembre de 1546, Duarte Coelho, responsable de la capitanía de Pernambuco, envió una carta al rey D. João III hablando de los problemas que estaban pasando en Bahía. João Bezerra fue un clérigo portugués que contribuyó mucho al movimiento contra Francisco Coutinho.

Un clérigo despreciable que mereció la corrección al rey por parte de Duarte Coelho y el padre Manoel da Nóbrega. Durante este tiempo de altas tensiones, los franceses y Diogo Álvares continuaron con sus fuertes esfuerzos en el comercio pau-brasil. Francisco Coutinho terminó siendo capturado junto con otros elementos por los Tupinambá donde fueron asesinados e incluso el propio capitán donatario fue devorado por los indígenas.

Como ya dijimos, Francisco Coutinho fue el primero en ser nombrado capitán de la capitanía de Bahía. En esta época, en cuanto al nombramiento de gobernadores para capitanías, lo normal era que se nombrara a un viejo hidalgo que se había distinguido desde tiempos del rey D.
Manual.

Francisco Coutinho fue un ejemplo de ello, fue un “noble muy honrado, de gran fama y caballería en la India”. De hecho, sirvió con el Conde Almirante Vasco da Gama, con el Virrey D. Francisco de Almeida y con Afonso de Albuquerque.

Como hemos visto, a Coutinho no le faltó experiencia, tuvo una vida agitada, pero aun así se mostró impotente para mantener la capitanía del Bahía. Francisco Coutinho fue uno de los últimos capitanes en llegar, tardaron cerca de dos años en separar la carta de donación de su llegada real a la colonia.

Finalmente, veamos a Tomé de Sousa, no fue donatario de la capitanía de Bahía, ni gobernador de la Cámara ni fue pionero en la colonización del territorio, pero fue el responsable de la construcción de la ciudad de Salvador y por lo tanto merece este punto culminante.

Tomé de Sousa, miembro de noble estirpe, sirvió en Arzila entre 1527 y 1532, pasó a la India (1544) y en diciembre de 1548, a pedido del rey João III, se convirtió en el primer gobernador general de Brasil con amplios poderes para gobernar .la colonia.

Con él llegó un regimiento detallado para administrar las tierras. Ordenó la construcción de la ciudad de S. Salvador en la bahía de Todos-os-Santos.

En 1550, la ciudad ya contaba con un ayuntamiento, donde se registró el grado de Gobernador General de Tomé de Sousa.

Este gobernador, a diferencia del capitán donado Francisco Coutinho, supo relacionarse con los indios, estrechó relaciones con Diogo Álvares Correia, portugués de gran prestigio entre los tupinambás (la mayor nación india de la costa y alrededores).

Con Tomé de Sousa también vino el padre Manuel da Nóbrega con sus correligionarios jesuitas que iniciaron una cristianización masiva de América del Sur.

Tomé de Sousa era partidario de los jesuitas y protector de los indios recién convertidos. De regreso a Portugal en 1533, recibiendo honores de D. João III, pasó a ser mayordomo de su casa y hacienda, durando hasta el gobierno de D. Sebastião. Murió en 1579.

Iglesia

Antes de hablar de la Iglesia misma y de su fundación en tierras brasileñas, hay que entender que fueron varias las órdenes religiosas que entraron en Brasil, ya sea por iniciativa real o por iniciativa de la propia orden.

Con la llegada de Tomé de Sousa llegaron también los primeros jesuitas, encabezados por Manuel da Nóbrega y que crearon una capilla y un colegio de niños. En 1582 se instalaron los benedictinos y en 1665 los carmelitas descalzos. 

Entre 1514 y 1551 se fundaron varias iglesias y parroquias en distintas capitanías, con sus propios vicarios, curas y capellanes.

En 1551, todavía no había ninguna iglesia en la ciudad de Salvador que se convirtiera en catedral. El 31 de julio de 1550, D. João III, suplicó al jefe de la Iglesia Católica la creación del primer obispado.

Un breve pasaje del documento sigue:

“En las tierras que se llaman Brasil hay muchas poblaciones cristianas, y hay iglesias donde se celebran los oficios divinos y se administran los sacramentos. Y hay esperanza de que muchas de las personas infieles y bárbaras se conviertan a nuestra santa fe católica, de la que hay un largo comienzo. Y porque para un buen gobierno de lo espiritual es necesario que en aquellas partes haya obispos que gobiernen al clero y al pueblo, y adoctrinen y enseñen a dicho pueblo en materia de nuestra fe, pido a Vuestra Santidad que vuelva a crear en vuestra catedral la iglesia que se llama el Salvador, en la ciudad también llamada el Salvador...

El 25 de febrero de 1551, el Papa Julio III creó la Bula Super Specula Militantis Ecclesiae que permitió la creación de la diócesis de S. Salvador da Bahia, la primera en Brasil.

En este tiempo la iglesia española en América estaba mucho más desarrollada que la portuguesa.

En el panorama general de América (incluido el territorio portugués y español), la ciudad de Salvador era la 23ª diócesis y el 5º arzobispado de América en 1676.

Salvador fue sólo la primera ciudad y la primera diócesis en el contexto brasileño.

El Obispado creado por la mencionada Bula fue el Obispado de S. Salvador da Bahia y no de Brasil.

Los territorios de las demás capitanías no pertenecían a la Diócesis de Bahía. D. João III el 7 de diciembre de 1551 en la presentación de D. Pedro Fernandes Sardinha a Tomé de Sousa y otros, confiesa haber pedido al Santo Padre que hasta que se crearan otros obispados, que el Obispo de Salvador pudiera tener los poderes y jurisdicción sobre el resto de Brasil.

La ciudad de Salvador no tenía el título de Diócesis de Brasil pero era efectivamente la ciudad central. Fue la capital de la Arquidiócesis de Brasil desde 1676 hasta 1892, cuando se creó la Arquidiócesis de Río de Janeiro (segunda en Brasil).

Varias órdenes religiosas llegaron a Brasil, algunas por iniciativa propia y no por pedido del rey portugués. Los misioneros de la Compañía de Jesús fueron de los primeros y más presentes.

Los primeros llegaron con Tomé de Sousa teniendo como personaje principal, o superior de este grupo si lo preferimos, al Padre
Manuel da Nobrega. En 1570 ya tenían conventos en Baia de Todos-os-Santos, así como en Ilhéus y Porto Seguro.

En 1552 llega el obispo D. Pêro Fernandes Sardinha. Había varios pueblos gobernados por los jesuitas en esta capitanía, pueblos muy en contextos de supervivencia. Pueblos como Espirito Santo (1556), Vera Cruz o Santa Cruz (1560), Nossa Senhora da Assunção de Macamamu, São Tomé do Paripe y Porto do Tubarão.

Conclusión

Este trabajo, aunque poco profundo o selectivo en ciertos aspectos debido a la falta de tiempo que tuvo su elaboración, es suficiente para mostrar la centralidad, la importancia de Bahía para el imperio marítimo portugués y más allá.

Concluimos en el primer punto que la primera presencia permanente portuguesa en la región no fue organizada, de hecho, vemos a un hombre llamado Caramuru por los indígenas más su tripulación que se instaló en la región después de un naufragio. Este portugués fue el primero en crear relaciones sostenibles con los Tupinambás y más allá.

Estos indios y hasta el mismo Caramuru fueron responsables del fracaso del gobierno del Capitán Donato Francisco Pereira Coutinho y de la constante destrucción de los ingenios azucareros.

En segundo lugar, concluimos que esta zona tuvo uno de los puertos más favorables para la navegación y comunicación con otros lugares, mantuvo rutas muy favorables tanto a la metrópoli como a otros lugares, como Angola, de donde procedían los esclavos negros, ambos en portugués. y holandeses y también en rutas comerciales clandestinas (vimos que recursos como el pau-brasil llegaban a Amsterdam sin pasar primero por Lisboa).

En tercer lugar, a nivel económico, vemos el gran desarrollo respecto a otras capitanías en la evolución de las plantaciones para la extracción de palo brasil de diversas especies.

Bahía tenía un gran bosque. Su cercanía al océano y cursos de agua dulce favorecieron a la región en la pesca.

Cuarto, hemos visto una administración con varios cambios.

Después del fracaso de Francisco Coutinho, vemos a Tomé de Sousa con el título de Gobernador General fundando la ciudad de Salvador y desarrollando no solo Brasil sino específicamente Bahía, muy bajo la dirección de su regimiento. Vemos a la iglesia tomando sus desarrollos, formando sus estructuras y teniendo sus núcleos primarios en Bahía.

Por último, cabe señalar las invasiones francesa y holandesa. Los corsarios franceses desde temprana edad intentaron obtener para sí algunas ganancias del tráfico de mercancías brasileñas; pero fueron los holandeses quienes tuvieron la peor connotación, fueron ellos los que crearon más
estragos, que miraban a Bahía no como un puesto comercial sino como un puesto de fijación.

Estos tenían la intención de controlar todo, desde la producción de azúcar hasta su comercio a través del mercado de esclavos, para quedarse con todas las ganancias.

En este momento Portugal está integrado en la monarquía española, tenemos en vigor la dinastía filipina y fue con ataques de fuerzas conjuntas, portuguesas y españolas, e incluso con el apoyo de otros aliados, que se logró recuperar la ciudad de Salvador y más allá. Hay quienes piensan que la mala estrategia tomada con los holandeses, ha llevado a que los holandeses, en lugar de renunciar por completo a Brasil, hayan probado otros polos de fijación como fue el caso de Pernambuco.

A falta de este trabajo, no se hizo mención a la tributación colonial, la tributación y financiación, la Hacienda Real, la Cámara y la Hacienda Pública, entre otros temas, como era de esperar.

Capitanía de Baía de Todos os Santos – Poblamiento, Economía y Política entre 1500-1697 – Historia de Brasil

un comentario

  1. Pingback: Museos de Salvador guardan variadas colecciones - Guía de Turismo - videos

Deja un comentario

Debes aceptar la política de comentarios.

*

2 × 5 =

Este sitio utiliza Akismet para reducir el spam. Aprenda cómo se procesan sus datos de comentarios.

Ocultar imagen