Historia del Fuerte Santo Antônio da Barra en Salvador

Fuertes y faros en Salvador de Bahía
Fuerte de Santo Antônio da Barra

El Fuerte de Santo Antônio da Barra en Salvador es ciertamente uno de los ex-libris de la Ciudad de El Salvador.

Sin embargo, ninguna de las otras fortificaciones de Cabeça do Brasil ha sufrido tantas metamorfosis durante sus más de cuatrocientos años de existencia como el Forte de Santo Antônio da Barra.

Aunque los historiadores no suelen precisar sus orígenes con exactitud, una noticia muy antigua sobre la primera construcción de esta defensa se encuentra en un Códice de los Archivos de Ultramar.

Transcribe una carta fechada el 21 de mayo de 1598, por la cual se le nombra “bastión” de Brito Correia, comandante del Fuerte Santo Antônio, “que comienza en la barra de esa Ciudad”.

Esta debe ser la versión que siguió a la torre poligonal de tapial, según el Livro Velho do Tombo do Tombo. monasterio de san benito.

Así, es aceptable la afirmación del historiador João da Silva Campos de que el primer fuerte, o sea, la torre octogonal, fue obra del gobierno de Manoel Teles Barreto (1583-1587).

Al igual que las fortificaciones de ese bloque, es posible que Santo Antônio da Barra naciera en forma de torre, según las representaciones de Albernaz.

Historia del Fuerte Santo Antônio da Barra en Salvador

Estas figuraciones no deben ser aleatorias ni fantasiosas, pues hay una escala gráfica en los dibujos. Además, las otras tres fortificaciones representadas -el Reduto de Santo Alberto, el fuerte de monserrat y la Torre de São Tiago de Água de Meninos– puede confirmarse por el análisis de otras iconografías o, en el caso de Monserrate, porque aún existe.

Fuerte de Santo Antônio da Barra - perfil y plano de José António Caldas (1759)
Fuerte de Santo Antônio da Barra – perfil y plano de José António Caldas (1759)

Por la escala gráfica que se ofrece, podemos evaluar la dimensión de los ejes del octógono regular representado en unas 120 palmas (aproximadamente 26 metros).

Al igual que el antiguo baluarte de Santo Alberto, la Torre de Água de Meninos y el Castelo de São Felipe, hoy Nossa Senhora de Monserrate, tenía una entrada alta, con escaleras y puente levadizo, sugiriendo una solución tipológica de la época.

Como torre octogonal, la construcción primitiva del Forte de Santo Antônio, vista de lejos, podría interpretarse como si fuera una torre cilíndrica.

El problema es que, en este caso concreto, las formas utilizadas como decoración de la cartografía pueden no ser coetáneas del plano cartográfico o de su autor, Albernaz, correspondiendo a situaciones más antiguas de las fortalezas, copiadas de otras estampas.

La desconfianza está justificada por la información contenida en el informe de Diogo Moreno, no solo la iconografía, fechada en 1609, sino también la siguiente referencia en la descripción del Fuerte de Monserrate: “fuerte de piedra y cal del mismo diseño que S. Antônio […] ” .

Como se puede apreciar, en el dibujo de Moreno no hay un octógono, sino un hexágono, lo que realmente se parece al Fuerte de Monserrate sin las torres.

La entrada se mantiene alta y con puente levadizo, pero en el exterior de la cortina se sitúan las torres de protección de acceso al perímetro interior. Los parapetos tienen cañoneras, aunque pocas.

A juzgar por la artillería enumerada en el Livro que da Reason do Estado do Brasil de Diogo Moreno, con cuatro piezas en total, esta segunda versión, aunque construida de forma más duradera, en piedra y cal, también debería ser de proporciones modestas.

Según informe del Ingeniero Militar José Antônio Caldas, el perímetro de las cortinas de la versión de finales del siglo XVII tenía, a mediados del siglo XVIII, dieciséis piezas de diferentes calibres, compatibles con su línea de fuego ampliada.

Algunos historiadores, en sus inferencias, quieren atribuir algún valor estratégico a esta fuerza simpática y fotogénica, pero uno no puede contagiarse de la excitación, dada la frialdad de los hechos y la realidad de la situación.

"Aenwysinge van de Stadt Salvador, ende de Baya de Todos Los Santos", Hondius, Henricus
Rara vista contemporánea del ataque holandés a Salvador Este raro mapa de Salvador y Baia de Todos os Santos (Bahía de los Santos) es una representación muy temprana del ataque holandés y la captura de la ciudad de Salvador en mayo de 1624. Salvador, entonces la capital de Brasil, era un puerto estratégico bajo control portugués. Los holandeses, decididos a tomar el control de Brasil, formaron la Compañía de las Indias Occidentales en 1621 y enviaron una gran expedición a Brasil. El 8 de mayo de 1624, la flota holandesa al mando del almirante Jacob Willekens y el vicealmirante Pieter Heyn llegó a Salvador y atacó la ciudad. Los holandeses lograron capturar la ciudad, aunque los portugueses recuperaron el control menos de un año después. Este mapa muestra la ciudad de Salvador y sus fortificaciones, con los 26 barcos holandeses avanzando hacia la ciudad. El resto de la costa está escasamente grabado con algunos pueblos pequeños, árboles y colinas. El mapa está orientado con el norte a la izquierda e incluye un plano a vista de pájaro de Salvador, con 16 ubicaciones identificadas en una clave en el cartucho del título. Una edición posterior del mapa muestra menos barcos atacando la ciudad, quizás ilustrando un ataque holandés posterior. La huella en la parte inferior derecha acredita a Henricus Hondius en La Haya. No está claro si se trata del conocido editor de Ámsterdam o del menos conocido grabador e impresor de Delft que trabajó durante el mismo período.

Desde principios del siglo XVII, Moreno decía, en relación con él, que en esa parte “naves armadas de corsarios entran y salen todos los días sin que la artillería que aquí está les haga daño, y aunque tengan colubrinas [tipo de pieza de artillería ] de sesenta yardas, nunca podrá defender completamente la barra”.

Más adelante lo considera como un “adorno de la barra”, y en esto todos estamos de acuerdo.

La realidad es que ningún especialista consideró la Fortaleza de Santo Antônio da Barra de gran valor estratégico o táctico.

Diogo Moreno es más que claro cuando afirma: “Muchas veces se ha advertido a Su Majestad que los Fuertes de Santo Antônio, Itapagipe y Água de Meninos […] no tienen ningún efecto, por lo que no defienden nada, en cuanto al gran riesgo con que se sustentan en su debilidad y mal diseño […]”.

Bernardo Vieira Ravasco, Secretario de Estado y Guerra, decía también, en su informe del 11 de septiembre de 1660: “Estos tres fuertes, por estar casi juntos, y no ser de utilidad alguna a los que los asisten […]”.

Incluso después de reformas sustanciales a fines del siglo XVII, que aumentaron considerablemente la capacidad de fuego del Forte de Santo Antônio da Barra, su prestigio no creció.

El maestro de campo Miguel Pereira da Costa, a principios del siglo XVIII, también fue muy enfático en su opinión sobre la ineficiencia del fuerte.

Foto antigua del Fuerte Santo Antônio da Barra en Salvador
Foto antigua del Fuerte Santo Antônio da Barra en Salvador

Cabe señalar que, a pesar de presentar ya la forma actual, mucho más desarrollada, la fortificación no merecía crédito, teniendo como desventaja un padrastro, el actual Morro do Gavazza.

La opinión sobre la limitación de Santo Antônio da Barra es compartida incluso por laicos, como Frei Vicente do Salvador, quien afirma que este fuerte y el de São Felipe (Monserrate) son “más por terror que por efecto”.

Las mejoras del nuevo proyecto no resolvieron el problema de la eficiencia estratégica de la fortaleza, pues no ayudaron a frenar las invasiones de la ciudad desde el sur.

Una defensa continuó sin la capacidad de antagonizar a los enemigos que ingresaron a la bahía. Desde un punto de vista táctico, aunque se había aumentado el perímetro de fuego, las condiciones para la defensa de sus cortinas eran precarias.

Los bátavos tomaron este campo de batalla en la invasión de 1624, para no dejar atrás las tropas enemigas cuando desembarcaran en Porto da Barra, pero no invirtieron en una gran guarnición para mantenerlo. Esto es un hecho, pues poco tiempo después el fuerte fue retomado por Francisco Nunes Marinho, a instancias de Matías de Albuquerque.

De hecho, era una voz general entre los que estudiaban la defensa de la capital que sería temerario dividir las tropas menguantes para guarnecer los rincones remotos de Barra y Monserrate.

Sin embargo, no podemos obviar el papel que jugó el fuerte como vigía del bar de la Baía de Todos os Santos, función para la que contaba con una posición privilegiada.

Desde esta posición, desde los primeros tiempos de Ponta do Padrão, se marcaban las embarcaciones que venían del norte en busca de sus aguas.

Hay varios documentos que hablan de los carteles con fuegos, que recorrían toda la costa, desde la Casa da Torre de Tatuapara hasta la Ponta do Padrão, advirtiendo de la aproximación de los barcos, y los tiros que se hacían de fortaleza en fortaleza indicando más de cuatro naves para entrar por la barra.

Esta función le valió a nuestra fortaleza el sobrenombre de Vigia da Barra. El faro allí instalado, todavía en el siglo XVII, para la defensa de los navegantes contra los escollos y bajíos de esa zona del mar, demuestra que, más allá de su función militar, siempre en duda, podía presumir las de seguridad. de navegación y vigilancia.

Para el ejercicio de estas funciones se instaló una torre de faro de base cuadrada, que sobrevivió durante mucho tiempo.

La característica actual de la fortaleza es en gran parte la que tenía a finales del siglo XVII, a excepción de la ampliación de la zona cubierta sobre el terraplén. La torre del faro, de forma cilíndrica, data del siglo XIX, ya que Vilhena aún la representaba cuadrada a finales del siglo anterior.

Según Silva Campos, la torre cilíndrica debe ser el resultado de una reforma originada por la Orden Imperial del 6 de julio de 1832, cuando se instalaron equipos de iluminación comprados en Inglaterra.

Los nuevos equipos europeos serían instalados en 1890 y renovados en 1904. La electrificación del sistema data de 1937.

Mirar Defensas de Porto da Barra – Fuertes de Santa Maria y São Diogo

Historia del Fuerte Santo Antônio da Barra en Salvador – Guía de Viajes y Turismo de Salvador da Bahia

2 Comentarios

  1. Pingback: 39 Museos de Salvador que guardan variadas colecciones - Guía de Turismo

  2. Pingback: Historia de los Fuertes y Faros de Salvador de Bahía - videos

Deja un comentario

Debes aceptar la política de comentarios.

*

cinco × tres =

Este sitio utiliza Akismet para reducir el spam. Aprenda cómo se procesan sus datos de comentarios.

Ocultar imagen