Historia de la Fundación de Paraíba y João Pessoa

Entrada del río Paraíba a Brasil en 1671
Esta es la entrada del río Paraíba en Brasil con una hermosa vista del Castillo de Margareta en la costa brasileña.

AAntes de la llegada de Cabral a Brasil, la costa de Paraíba estaba poblada por los indios Tabajaras y Potiguaras.

La mayor parte del territorio de la actual Paraíba formaba parte de la Capitanía de Itamaracá, donada a Pero Lopes de Sousa en 1534.

Pero la colonización efectiva comenzó en 1581, durante el Unión Ibérica, con una aldea en la isla de Camboa, a orillas del río Paraíba, que fue destruido por piratas franceses. En esa época, el comercio pau-brasil en la región ya era intenso.

En 1585, con el objetivo de combatir a los piratas, el portugués João Tavares construyó, en la desembocadura del río Paraíba, el fuerte san felipe, en honor al rey Felipe II de España, quien también gobernó Portugal y sus dominios, como Felipe I.

Más adentro de Río, la ciudad de Filipéia (actualmente João Pessoa). 

Albernaz llamó Forte do Cabedelo y registró que había una ciudad en 1640 (actualmente João Pessoa).

La ciudad pasó a llamarse Paraíba, después de la expulsión de los holandeses en 1654. La región se desarrolló a fines del siglo XVI con el cultivo de caña de azúcar.

En 1634, el actual territorio de Paraíba, así como gran parte del Nordeste, fue conquistado por los holandeses.

En 1638, una flota luso-española partió de Lisboa rumbo a Brasil. Una epidemia, que acabó con alrededor de un tercio de la tripulación, obligó a la flota a permanecer en Cabo Verde durante unos meses.

Entrada del río Paraíba a Brasil en 1671
El trabajo de Montanus fue quizás el mayor libro ilustrado sobre el Nuevo Mundo producido en el siglo XVII. Contenía más de cien placas bellamente grabadas, vistas y mapas de América del Norte y del Sur. Las placas representan vívidamente fuertes, festivales, ocupaciones, flotas holandesas, batallas, ritos religiosos y costumbres de los habitantes nativos. Esta importante obra ha sido traducida al alemán por Olivier Dapper y al inglés por John Ogilby. Varias de las placas fueron adquiridas posteriormente por Pierre Vander Aa. Esta es la entrada del río Paraíba en Brasil con una hermosa vista del Castillo de Margareta en la costa brasileña. El bullicioso escenario está repleto de pescadores, pastores y comerciantes cargando sus carretas.

En enero de 1640, se produjo la batalla naval de Paraíba, entre la flota holandesa y la luso-española, que no fue decisiva. En 1654, los holandeses fueron expulsados ​​por las fuerzas portuguesas comandadas por André Vidal de Negreiros.

En 1684, Paraíba fue elevado a la categoría de capitanía.

En 1753, volvió a estar subordinada a la Capitanía de Pernambuco, separándose nuevamente, en 1799.

Paraíba participó activamente en la Revolución de Pernambuco, de 1817.

En 1821, con Brasil bajo la Monarquía parlamentaria portuguesa, comandada por las Cortes Constituyentes de Lisboa, Paraíba eligió una Junta de Gobierno Provisional, el 25 de octubre, presidida por el portugués João de Araújo da Cruz. El 18 de julio de 1822 asumió la presidencia de la Junta de Gobierno el padre Galdino da Costa Vilar.

El 8 de octubre de 1822, el pueblo de Paraíba se declaró desconectado de Portugal y, el 28 de noviembre, aclamó al Príncipe Regente.

La opción del pueblo de Paraíba por el gobierno central de Río de Janeiro no estuvo exenta de resistencias.

Como ejemplo, el Teniente Coronel de Cavalaria Antonio José Gomes Loureiro, no adhirió a la causa de la Independencia y fue expulsado de su cargo en Paraíba.

Lorenzo fue a Salvador y quiso embarcarse para Portugal, pero el general Madeira se lo prohibió. Logró embarcar, como pasajero, en la goleta mercante Marianna, pero fue capturado en Caravelas, por tropas brasileñas y cinco tripulantes de la Goleta murieron en el enfrentamiento.

En 1824, Paraíba participó en la Confederación del Ecuador. Con la Proclamación de la República, se convirtió en Estado.

En 1930, el presidente del estado, João Pessoa, fue asesinado. Fue candidato a Vicepresidente de la República, en la boleta con Getúlio Vargas.

Este hecho fue una de las razones del movimiento de 1930, que resultó en la Golpe de Estado de Getúlio Vargas. Ese año, la capital de Paraíba pasó a llamarse João Pessoa.

Antecedentes de la Conquista de Paraíba

Portugal tardó un tiempo en comenzar a explorar económicamente Brasil, ya que los intereses lusitanos estaban centrados en el comercio de especias en las Indias, y además, no había riqueza en la costa brasileña que llamara tanto la atención como el oro, encontrado en el colonias españolas, mineral que había hecho una nación muy poderosa en ese momento.

Debido al desinterés de los portugueses, piratas y corsarios comenzaron a extraer pau-brasil, una madera muy extendida en el Brasil colonial, y sobre todo debido a la extracción de un pigmento, utilizado para teñir telas en Europa.

Estos invasores eran en su mayoría franceses, y tan pronto como llegaron a Brasil, entablaron amistad con los indígenas, lo que permitió una relación comercial conocida como "trueque" entre ellos, en la que se intercambiaba trabajo indígena por alguna manufactura sin valor.

Los portugueses, preocupados por el aumento del comercio de los invasores de la colonia, comenzaron a enviar expediciones para impedir el contrabando de pau-brasil, sin embargo, al llegar a Brasil estas expediciones siempre eran repelidas por los franceses apoyados por los indios.

Con el fracaso de las expediciones, el Rey de Portugal decidió crear el sistema de capitanías hereditarias. Para poblarla, la colonia portuguesa se dividió en 15 capitanías, para doce concesionarios.

Recens Elaborata Mappa Geographica Regni Brasiliae in America Meridionali, Maxime Celebris Accuratae Delineata, Seutter, Matthias - 1730
Recens Elaborata Mappa Geographica Regni Brasiliae in America Meridionali, Maxime Celebris Accuratae Delineata, Seutter, Matthias – 1730

Entre ellos, destacamos el Capitanía de Itamaracá, que se extendía desde el río Santa Cruz hasta la Baía da Traição.

Capitanía de Itamaracá, Brasil - Horatius - Andreas Antonius - 1698
Este maravilloso mapa de la provincia brasileña de Itamaraca, con parte de Paraíba, fue uno de los 23 mapas de este raro relato de la guerra colonial portugués-holandesa. Escrita por João José de Santa Teresa, y conocida entre los bibliófilos como Santa Teresa, es considerada una de las obras más suntuosas del siglo XVII sobre Brasil. Santa Teresa, una carmelita portuguesa, pasó doce años en las misiones jesuitas de América del Sur y luego regresó a Europa, donde se convirtió en bibliotecaria en el Colegio Jesuita de Roma. Su cuenta fue fuertemente subvencionada por Pedro II de Portugal, y algunos de los principales artistas y grabadores de la época, incluido Antonio Horacio Andreas, recibieron el encargo de trabajar en el proyecto. Fue publicado por Giacomo Giovanni Rossi. El mapa en sí está bellamente dibujado y ofrece una excelente visión general de la región con ríos y arroyos cuidadosamente delineados, la ubicación de pueblos, misiones y fuertes registrados, caminos y senderos mostrados e incluso peligros de navegación mostrados a lo largo de la costa. Los elaborados ornamentos marinos flanquean la hermosa rosa de los vientos y se encuentran entre los elementos más decorativos que se encuentran en la cartografía. Un par de duendes acuáticos sostienen el escudo de armas portugués en alto y los monstruos marinos sostienen la escala de distancia.

Inicialmente esta capitanía fue donada a Pedro Lopes de Souza, quien no pudo tomar el relevo, entrando en su lugar el administrador Francisco Braga, quien por una rivalidad con Duarte Coelho, dejó la capitanía en quiebra, dando paso a João Gonçalves, quien realizó algunas mejoras en la capitanía como la fundación de Vila da Conceição y la construcción de molinos.

Tras la muerte de João Gonçalves, la capitanía entró en decadencia, quedando a merced de malhechores y dando continuidad al contrabando de madera.

Con la tragedia de Tacunhaém, en 1534 el rey de Portugal descuartizó Itamaracá, dando forma a la Capitanía del Río Paraíba.

Tragedia de Tacunhaém

Fue una tragedia en la que los indios mataron a todos los habitantes de un ingenio.

Existía una gran preocupación por parte de los lusitanos por conquistar la capitanía que actualmente es Paraíba, pues había garantía de la marcha de la capitanía de Pernambuco, de la ruptura de la alianza entre Potiguaras y los franceses, y también, de extender su colonización a el norte. 

Historia de la Conquista y Fundación de Paraíba

1. Expediciones para la Conquista

Cuando el Gobernador General (D. Luís de Brito) recibió la orden de separar Itamaracá, también recibió del Rey de Portugal la orden de castigar a los indios responsables de la masacre, expulsar a los franceses y fundar una ciudad.

Así comenzaron las cinco expediciones para la conquista de Paraíba. Para ello, el Rey D. Sebastião envió primero al Defensor del Pueblo General D. Fernão da Silva.

I expedición (1574)

El comandante de esta expedición era el Defensor del Pueblo General D. Fernão da Silva. Al llegar a Brasil, Fernão tomó posesión de las tierras en nombre del rey sin resistencia alguna, pero esto fue solo una trampa.

Sus tropas fueron sorprendidas por indígenas y tuvieron que retirarse a Pernambuco.

II Expedición (1575) 

Quien comandó la segunda expedición fue el Gobernador General, D. Luís de Brito. Su expedición se vio obstaculizada por vientos desfavorables y ni siquiera llegaron a tierras de Paraíba.

Tres años más tarde otro Gobernador General (Lourenço Veiga), intenta conquistar el río Paraíba, sin éxito.

III Expedición (1579)

Frutuoso Barbosa impuso la condición de que si conquistaba Paraíba, la gobernaría durante diez años.

Esta idea solo le trajo pérdidas, ya que cuando venía a Paraíba, una fuerte tormenta cayó sobre su flota y además de tener que retirarse a Portugal, perdió a su mujer.

IV Expedición (1582)

Con la misma propuesta que le impuso a la expedición anterior, Frutuoso Barbosa regresa decidido a conquistar Paraíba, pero cae en la trampa de los indios y los franceses.

Barbosa se rinde tras perder un hijo en combate.

V Expedición (1584)

Éste contó con la presencia de Flores Valdez, Felipe de Moura y el insistente Frutuoso Barbosa, que finalmente logró expulsar a los franceses y conquistar Paraíba.

Después de la conquista, construyeron los fuertes de São Tiago y São Felipe.

2. Conquista de Paraíba

Por días, el Defensor del Pueblo General Martim Leitão formó una tropa compuesta por blancos, indios, esclavos e incluso religiosos. Cuando llegaron aquí, se encontraron con indios que, sin defensa, huyen y son apresados.

Capitaniarum de Phernambuca, Itamaraca, Paraiba, et Rio Grande Nova Delineatio, 1650
Capitaniarum de Phernambuca, Itamaraca, Paraiba, et Rio Grande Nova Delineatio, 1650

Al enterarse de que eran indios Tabajaras, Martim Leitão ordena que los liberen, afirmando que su lucha fue contra los Potiguaras (rivales de los Tabajaras).

Después del incidente, Leitão buscó aliarse con los Tabajara, quienes, temiendo otra traición, la rechazaron.

Después de un tiempo, Leitão y sus tropas finalmente llegaron a los fuertes (São Felipe y São Tiago), ambos en decadencia y miseria debido a las intrigas entre españoles y portugueses.

Con eso, Martim Leitão nombró a otro portugués, conocido como Castrejon, para el puesto de Frutuoso Barbosa, un intercambio que solo empeoró la situación.

Al enterarse de que Castrejón había abandonado, destruido el Fuerte y arrojado por la borda toda su artillería, Leitão lo arrestó y lo envió de regreso a España.

Cuando nadie lo esperaba, los portugueses se unieron a los Tabajaras, provocando la retirada de los Potiguaras. Esto fue a principios de agosto de 1585.

La conquista de Paraíba ocurrió al final de todo a través de la unión de un portugués y un jefe indígena llamado Piragibe, palabra que significa Brazo de Pescado.

Mapa Provincia de Paraiba - 1698 - Horatius - Andreas Antonius
Este impresionante mapa cubre la provincia de Paraíba e ilustra sus importantes ríos y prósperas plantaciones de azúcar. Era uno de los 23 mapas de este raro relato de la guerra colonial portuguesa-holandesa. Escrito por João José de Santa Teresa, y conocido entre los bibliófilos como Santa Teresa, es considerado uno de los trabajos más suntuosos del siglo XVII sobre Brasil, en parte por sus increíbles mapas. Santa Teresa, una carmelita portuguesa, pasó doce años en las misiones jesuitas de América del Sur y luego regresó a Europa, donde se convirtió en bibliotecaria en el Colegio Jesuita de Roma. Su cuenta fue fuertemente subvencionada por Pedro II de Portugal, y algunos de los principales artistas y grabadores de la época, incluido Antonio Horacio Andreas, recibieron el encargo de trabajar en el proyecto. Fue publicado por Giacomo Giovanni Rossi. El mapa en sí está bellamente dibujado y ofrece una excelente vista de la región con bahías, ríos y arroyos cuidadosamente delineados. Se localizan numerosos asentamientos e iglesias, así como una red de caminos primitivos. Una gran rosa de los vientos orienta el mapa con el norte a la derecha. El mapa está elaboradamente adornado con putti que sostienen la tarjeta de título estilo cinta y el escudo de armas real, y monstruos marinos que sostienen la tarjeta de escala de distancia en forma de concha.

3. Historia de la Fundación de Paraíba

Martim Leitão trajo albañiles, carpinteros, ingenieros y otros para construir el Ciudad de Nuestra Señora de las Nieves. Con el inicio de las obras, Leitão se dirigió a Baía da Traição para expulsar al resto de los franceses que quedaban en Paraíba.

Praefecturae de Paraiba et Rio Grande - Blaeu Johannes - 1662
Magnífico mapa de la costa brasileña, incluidas las capitanías de Paraíba y Rio Grande. El mapa fue elaborado después de encuestas reales realizadas por Georg Markgraf, Elias Herckmanns y otros, y fue uno de los primeros mapas de Brasil basados ​​en datos no portugueses. El mapa está ricamente grabado con una enorme escena de una procesión de indios tupinambá portando una bandera holandesa, parte de un ingenio azucarero y tres grandes batallas navales representadas en el mar. También adornado con escudos de armas, una rosa de los vientos y una tarjeta de títulos en tiras. La serie de mapas de las capitanías de Brasil es diferente a cualquier otro mapa del atlas de Blaeu. Blaeu publicó por primera vez este y los mapas que lo acompañan en 1647 para el Rerum per octênio de Gaspar Barleus en Brasilia.

Leitão nombró capitán del Fuerte a João Tavares. Paraíba fue la tercera ciudad fundada en Brasil y la última del siglo XVI.

4. Historia de la Fundación de João Pessoa

Paraíba significa río malo, puerto malo o mar corrompido. Varnhagen también indica la traducción de rio mau y Teodoro Sampaio, la de rio impracticável.

El significado exacto sería brazo de mar, pues los primeros geógrafos que estudiaron el río lo tomaron por brazo de mar, y es probable que así lo consideraran los indios.

Toda la región de São Domingos (primer nombre dado a Paraíba) estaba habitada por indios Tabajara, cortejados por los franceses que exploraban el palo de Brasil y trataban de mantenerlos hostiles a los exploradores de otras nacionalidades. 

En 1574, los indios participaron del ataque al ingenio Diogo Dias, en la Capitanía de Itamaracá.

Portugal temía que los franceses se instalaran allí definitivamente y ordenó la construcción de fuertes en la desembocadura del río, por parte de los portugueses que sufrieron varias derrotas.

A principios de 1585, Martim Leitão, Ouvidor Geral da Bahia, llegó a la región, al frente de una expedición que debía restaurar los fuertes en la barra y desalojar a los franceses de varias posiciones.

Ese mismo año, los portugueses crearon el Fuerte de Varadouro, a orillas del río Sanhauá, un pequeño afluente del río Paraíba, y fundaron la villa.

En honor al santo del día, el lugar recibió el nombre de Nossa Senhora das Neves, hasta hoy patrona de la ciudad.

En honor al Rey de España, que dominó Portugal, la ciudad recibió el nombre de Felipéia. Llegaron varias familias, encabezadas por el Auditor General Martim Leitão, que dispuso la construcción de fuertes, iglesias y casas.

Las luchas con los indios continuaron durante años, a veces contra los tapuias, que vivían en el interior, a veces contra los potiguares, que habitaban el norte.

La ciudad se desarrolló lentamente y Duarte Gomes da Silveira, compañero de Martim Leitão, en una de sus expediciones, se instalaría allí.

Para incentivar el progreso de la ciudad, Silveira instituyó premios para premiar a los habitantes que construyeron casas y fundaron, en 1639, Morgado Salvador do Mundo, como parte del patrimonio de la Santa Casa de Misericordia da Paraíba.

En la década de 1630 contaba con unos 1.500 habitantes y en sus inmediaciones funcionaban 18 ingenios azucareros.

Con el acercamiento de las fuerzas holandesas, la gente abandonó la ciudad después de incendiar los edificios más importantes.

El pueblo fue ocupado por los holandeses, tras ataques a los fuertes cuarteles, defendidos por tropas estacionadas en Cabedelo.

Comandados por el coronel holandés Segismund Von Schkoppe, 2.500 hombres invadieron la ciudad que recibió el nombre de Frederikstadt (Fredericia). El pueblo de Paraiba resistió, comandado por André Vidal de Negreiros, organizador del movimiento reaccionario y, en 1654, los holandeses fueron expulsados.

En el siglo XVIII, nuevas iglesias marcaron la expansión del pueblo, entre ellas el majestuoso conjunto barroco formado por la iglesia de São Francisco y el Convento de Santo Antônio.

La capital se llamó Paraíba do Norte hasta 1930, cuando cambió su nombre por el de João Pessoa, en homenaje al Presidente del Estado, asesinado en Recife, durante una campaña política.

Su muerte fue una de las causas inmediatas de la Revolución de 1930. La modernización urbana de João Pessoa comenzó a mediados del siglo XIX y alcanzó su apogeo en el siglo XX, de 1920 a 1970, con reformas urbanas y obras viales que cambiaron el rostro de la ciudad Núcleo inicial de la ciudad. 

João Pessoa fue fundada por colonos portugueses bajo el nombre de Ciudad Real de Nuestra Señora de las Nieves, el 5 de agosto de 1585.

Fundación de la Capital de Paraíba - João Pessoa

empezó a llamarse Filipeia de Nuestra Señora de las Nieves, en 1588, en honor del rey Felipe de España y Portugal. Durante la invasión holandesa en 1634, se convirtió en Frederickstad o Federico.

De 1654, su nombre ha sido cambiado a Parahiba del norte

Una denominación de João Pessoa fue aprobado en septiembre de 1930 (Correio da Manhã, 7 de septiembre de 1930, en la sexta columna, bajo el título “…e do Senado“) en homenaje al político homónimo de Paraíba, asesinado el 26 de julio de 1930, en la Confeitaria Glória, en Recife, por João Duarte Dantas ( 1888).- 1930), cuando era gobernador de Paraíba y candidato a vicepresidente en la boleta de Getúlio Vargas. 

El asesinato de João Pessoa (1878 – 1930) causó gran conmoción popular y fue considerado el detonante de la Revolución de 30, que depuso al presidente Washington Luís y llevó al poder a Getúlio Vargas.

5. Primeros Pueblos de Paraíba en el Período Colonial

Con la colonización, aparecieron los pueblos en Paraíba. A continuación tenemos algunas informaciones sobre los primeros pueblos de Paraíba.

- Piedra angular

El inicio de su poblamiento se produjo a finales del siglo XVI, cuando los holandeses encontraron haciendas ganaderas. Hoy ciudad sin mucho protagonismo en Paraíba, fue elevada a villa el 5 de enero de 1765.

Pilar es originaria de la Misión del Padre Martim Nantes en esa región.

Pilar fue elevado a municipio en 1985, cuando el cultivo de la caña de azúcar se convirtió en la principal actividad de la región.

– Sousa

Hoy, la sexta ciudad más poblada del estado y dueña de uno de los sitios arqueológicos más importantes del país (Vale dos Dinossauros), Sousa era un pueblo conocido como “Jardim do Rio do Peixe”.

La tierra de la región era muy fértil, lo que aceleró rápidamente el proceso de poblamiento y progreso del lugar. En 1730, aproximadamente 1468 personas vivían en el valle.

Sousa fue elevada a villa con su nombre actual en honor a su benefactor, Bento Freire de Sousa, el 22 de julio de 1766.

Su emancipación política se produjo el 10 de julio de 1854.

– Campiña Grande

Su colonización comenzó en 1697. El Capitán General Teodósio de Oliveira Ledo instaló una aldea en la región.

Los indígenas formaron un pueblo. Alrededor de este pueblo apareció una feria en las calles por donde pasaban los campesinos. Se puede ver entonces que las características comerciales de Campina Grande nacieron desde su origen, Campina fue elevada a parroquia en 1769, bajo la advocación de Nossa Senhora da Conceição.

Su elevación a villa con el nombre de Vila Nova da Rainha tuvo lugar el 20 de abril de 1790.

Hoy Campina Grande Es la ciudad más grande del interior del Nordeste.

– São Joao do Cariri

Habiendo sido habitada a mediados del siglo XVII por la numerosa familia Cariri que habitó el sitio de São João, entre otros, esta ciudad, que actualmente no se destaca mucho a nivel estatal, fue elevada a villa el 22 de marzo de 1800.

São João do Cariri tuvo su emancipación política fechada el 15 de noviembre de 1831.

– Palomar

A fines del siglo XVII, Teodósio de Oliveira Ledo hizo una entrada por el río Pirañas. Nesta ganó el enfrentamiento con los indios Pegas y fundó allí un pueblo que inicialmente recibió el nombre del río (Pirañas). Debido a su entrada de acceso, no pasó mucho tiempo hasta que comenzaron a llamar al lugar Nossa Senhora do Bom Sucesso, en honor a un santo.

En 1721 se construyó en el lugar la Iglesia del Rosario, en honor a la patrona de la ciudad, hoy considerada reliquia de la historia.

Por Cédula Real de 22 de junio de 1766, el municipio pasó a llamarse Pombal, en honor al célebre Marqués de Pombal.

Fue elevada a la categoría de villa el 3/4 de mayo de 1772, fecha hoy considerada como la de la creación del municipio.

- Arena

Conocida anteriormente con el nombre de Bruxaxá, Areia fue elevada a parroquia con el nombre de Nossa Senhora da Conceição por Real Cédula de 18 de mayo de 1815.

Esta fecha también se considera como la fecha de su elevación a la villa.Su emancipación política se produjo el 18 de mayo de 1846, por la ley de creación número 2.

Hoy, Areia se destaca como una de las principales ciudades del interior de Paraíba, principalmente porque tiene un pasado histórico muy atractivo.

6. Primeros Capitães-Mores de Paraíba

– Joao Tavares

João Tavares fue el primer capitán mayor, que gobernó la Capitanía de Paraíba de 1585 a 1588. João Tavares recibió el encargo del Defensor del Pueblo, Martim Leitão, de construir una nueva ciudad.

Para la construcción de esta ciudad acudieron 25 caballeros, además de albañiles y carpinteros, entre otros trabajadores del género.

También llegaron jesuitas y otras personas a residir en la ciudad.

El primer molino fue fundado por João Tavares, d'El-Rei, en Tibiri, y el fuerte de São Sebastião, construido por Martim Leitão para proteger el molino.

Los jesuitas se encargaron de la catequización de los indios. También fundaron un Centro de Catequesis y en Passeio Geral construyeron la capilla de São Gonçalo.

El gobierno de João Tavares fue muy ayudado por Duarte Gomes da Silveira, natural de Olinda.

Silveira fue propietario de una plantación y una figura importante en la Capitanía de Paraíba durante más de 50 años. Rico, ayudó económicamente en el levantamiento de la ciudad. En su residencia se encuentra actualmente el Colégio Nossa Senhora das Neves.

A pesar de haber trabajado duro por el progreso de la capitanía, João Tavares fue expulsado en 1588, debido a la política del Rey.

– Fructuoso Barbosa

Por gran insistencia ante la corte y por defender algunos derechos, Frutuoso Barbosa fue, en 1588, nombrado nuevo capitán mayor de la Capitanía de Paraíba, auxiliado por D. Pedro Cueva, que estaba encargado de controlar la parte militar de la capitanía.

En este mismo período llegaron algunos frailes franciscanos, quienes fundaron varios pueblos y por no ser tan rigurosos en la enseñanza religiosa como los jesuitas, tuvieron un desacuerdo con estos últimos.

Este malentendido perjudicó al gobierno de Barbosa, pues aprovechando algún descuido, los indios potiguara invadieron propiedades. El capitán mayor de Itamaracá acudió en auxilio de Barbosa, con João Tavares, Piragibe y sus indios.

En el camino, João Tavares murió de una repentina enfermedad. Cuando el resto del grupo llegó a Paraíba, desalojó y arrestó a los Potiguara.

Para impedir la entrada de los franceses, Barbosa ordenó la construcción de una fortaleza en Cabedelo.

Piragibe inició la construcción del fuerte con los Tabajaras, sin embargo, debido a la interferencia de los jesuitas, las obras fueron completadas por los franciscanos y sus hombres.

En honor a Felipe II de España, Barbosa cambió el nombre de la ciudad de Nossa Senhora das Neves a Felipéia de Nossa Senhora das Neves.

Debido a las interminables luchas entre el Capitán Pedro Cueva y los Potiguara y los desacuerdos con los jesuitas, Cueva se fue y Barbosa decidió terminar su gobierno en 1591.

–André de Albuquerque Maranhão

André de Albuquerque gobernó solo un año. En él expulsó a los potiguaras y realizó algunas fortificaciones. Entre ellos, la construcción del Fuerte Inhobin para defender unos molinos cercanos a este río.

Todavía en ese gobierno, los Potiguaras quemaron el Fuerte de Cabedelo. El gobierno de Albuquerque terminó en 1592.

– Feliciano Coelho de Carvalho

Durante su gobierno luchó en Capaoba, hubo paz con los indios, amplió caminos y expulsó a los franciscanos. Terminó su gobierno en 1600.

Órdenes Religiosas de la Capitanía de Paraíba y sus Monasterios

1. Jesuitas

Los jesuitas fueron los primeros misioneros que llegaron a la Capitanía de Paraíba, siguiendo todas sus luchas de colonización.

A instancias de Frutuoso Barbosa, los jesuitas se propusieron construir un colegio en Felipéia. Sin embargo, debido a desacuerdos con los franciscanos, que no usaban métodos de educación tan estrictos como los jesuitas, la idea se detuvo.

Aprovechando estas desavenencias, el rey, descontento con los jesuitas por no permitir la esclavización de los indios, culpó a los jesuitas de su rivalidad con los franciscanos y los expulsó de la capitanía.

Ciento quince años después, los jesuitas regresaron a Paraíba, fundando un colegio donde enseñaban latín, filosofía y letras.

Después de algún tiempo, fundaron un Seminario junto a la iglesia de Nossa Senhora da Conceição. Actualmente, esta área corresponde al jardín del Palacio del Gobierno. En 1728, los jesuitas fueron nuevamente expulsados.

En 1773, el Ombudsman General se instaló en el seminario donde vivían los jesuitas, con permiso del Papa Clementino XIV.

Los franciscanos En respuesta a Frutuoso Barbosa, llegaron los sacerdotes franciscanos, con el objetivo de catequizar a los indios.

Frei Antônio do Campo Maior llegó con el objetivo de fundar el primer convento de la capitanía. Su trabajo se centró en varios pueblos, lo que lo hizo importante.

Durante el gobierno de Feliciano Coelho comenzaron algunos desacuerdos, ya que tanto los franciscanos como los jesuitas no esclavizaban a los indios. Ocurrió que luego de algunos desacuerdos entre los franciscanos, Feliciano y el gobernador general, Feliciano terminó arreglándoselas con los frailes.

La iglesia y el convento de los franciscanos fueron construidos en un terreno muy grande, donde actualmente se encuentra la plaza São Francisco.

2. benedictinos

El superior general de los benedictinos se interesó en fundar un convento en la Capitanía de Paraíba.

El gobernador de la capitanía recibió al abad y habló con él sobre la fundación. Decidió donar un solar, que sería por orden del superior general de los benedictinos. La condición impuesta por el gobernador fue que el convento se construyera en 2 años.

El monasterio no se construyó en dos años, aun así, Feliciano se quedó con la donación del sitio.

La iglesia de São Bento se encuentra actualmente en la calle Novena, donde todavía hay una veleta de hoja, construida en 1753.

Las Carmelitas Misioneras Las Carmelitas llegaron a Paraíba a pedido del cardenal Henrique, en 1580.

Pero debido a un incidente en la llegada que llevó a los misioneros en diferentes direcciones, la llegada de los carmelitas tardó ocho años. Los carmelitas llegaron a Paraíba cuando Brasil estaba bajo el dominio español.

Llegaron los carmelitas, fundaron un convento y comenzaron la obra misionera. La historia de los carmelitas aquí es incompleta, ya que varios documentos históricos se perdieron en las invasiones holandesas.

Fray Manuel de Santa Teresa restauró el convento después de la revolución francesa, pero poco después fue demolido para servir de residencia al primer obispo de Paraíba, D. Adauto de Miranda Henriques. La Iglesia Carmelita fue fundada por los Carmelitas.

Pueblo Indígena de Paraíba

En Paraíba había dos razas de indios, los tupis y los cariris (también llamados tapuias).

Los Tupis se dividieron en Tabajaras y Potiguaras, que eran enemigos.

En el momento de la fundación de Paraíba, los Tabajaras formaban un grupo de aproximadamente 5 mil personas. Eran pacíficos y ocuparon la costa, donde fundaron los pueblos de Alhanda y Taquara.

Los Potiguaras eran más numerosos que los Tabajaras y ocupaban una pequeña región entre Rio Grande do Norte y Paraíba. Estos indios se movían constantemente, dejando pueblos atrás y formando otros nuevos. Con esta locomoción constante, los indios ocuparon zonas antes deshabitadas.

Los indios Cariris estaban en mayor número que los Tupis y ocupaban un área que se extendía desde la Meseta de Borborema hasta los límites de Ceará, Rio Grande do Norte y Pernambuco.

Los cariris eran indios de los que se decía que procedían de un gran lago. Los eruditos creen que vinieron del Amazonas o Lagoa Maracaibo, Venezuela.

Los antiguos Kariri, que habrían sido civilizados antes que los nuevos Kariri, se dividieron en muchas tribus; anaconda, icós, ariu y urracas, y paiacú. De estos, los Tapuias Pegas se hicieron conocidos en las luchas contra los bandeirantes.

El nivel de civilización de los indios de Paraíba era considerable. Muchos sabían leer y conocían oficios como la carpintería. Estos indios trataron bien a los jesuitas y misioneros que los atendieron.

La mayoría de los indios estaban pasando del Paleolítico al Neolítico. El idioma que hablaban era el tupí-guaraní, que también usaban los colonos para comunicarse con los indígenas.

Los tupiguarani incluso merecieron la creación de una gramática, elaborada por el padre José de Anchieta. Piragibe, que nos dio la paz en la conquista de Paraíba; Tabira, que luchó contra los franceses y Poti, que luchó contra los holandeses y fue héroe en la batalla de los Guararapes, son ejemplos de indios que se destacaron en Paraíba.

Aún hoy, hay tribus indígenas potiguara ubicadas en Baía da Traição, pero en una sola aldea, São Francisco, donde no hay mestizos, porque la tribu no acepta la presencia de caboclos, término que usaban para las personas que no no pertenecer a la tribu.

El jefe de este pueblo se llama Djalma Domingos, quien también es alcalde de Baía da Traição. Poco a poco, el pueblo se va civilizando; ejemplo de ello es un poste telefónico instalado en él hace un mes. En estos pueblos viven unos 7.000 indios potiguara, que mantienen sus culturas milenarias.

Tienen alrededor de 1.800 alumnos de 7 a 14 años en los primeros años de primaria. En Brasil, hay sólo tres tribus Potiguara, y en el Nordeste la única es la de Baía da Traição. El 19 de abril celebraron su día realizando pinturas corporales y reuniendo a los pobladores locales en el poblado de S. Chico y realizando danzas como el Toré.

La principal actividad económica de estos indios es la pesca y, en menor medida, la agricultura.

Invasiones holandesas en Brasil

En 1578 el joven rey de Portugal, D. Sebastião, fue asesinado en la batalla de Alcácer-Quibir, en África, dejando el trono portugués a su tío, el cardenal D. Henrique, quien, debido a su avanzada edad, murió en 1579. sin dejar herederos.

Ilustración de la ciudad y fortaleza de Paraíba en el paisaje de Brasil - 1730
Un espléndido mapa de la región de Paraíba y los fuertes defensores en la desembocadura del río Paraíba. El mapa ilustra la incursión holandesa en territorio portugués y muestra la flota holandesa llenando el río y los ejércitos defensores marchando por las carreteras. Un recuadro grande y muy decorativo representa toda la costa desde R. Peguihuga hasta Bahía de Todos Santos.

El rey de España, Felipe II, que pretendía ser primo de los reyes portugueses, con la colaboración de la nobleza portuguesa y su ejército, consiguió el trono portugués en 1580.

El paso del trono portugués a la corona española perjudicó los intereses holandeses, ya que libraban una lucha contra España por su independencia y Holanda se encargaba del comercio de azúcar en las colonias portuguesas, lo que les garantizaba elevadas ganancias.

De esta forma, rivales de los españoles, a los holandeses se les prohibió atracar en tierras portuguesas, lo que les acarreó grandes perjuicios.

Interesado en recuperar su lucrativo negocio con las colonias portuguesas, el gobierno holandés y empresas privadas formaron la Compañía de las Indias Occidentales para invadir las colonias.

El primer intento de invasión holandés tuvo lugar en 1624, en Salvador.

El gobernador de Bahía, Diogo de Mendonça Furtado, se había preparado para el combate, pero con la demora de la escuadra holandesa, los brasileños ya no creían en la invasión cuando fueron tomados por sorpresa.

Durante el ataque el gobernador fue arrestado. Bajo la dirección de Marcos Teixeira, las fuerzas brasileñas mataron a varios jefes bátavos, debilitando a las tropas holandesas.

En mayo de 1625 fueron expulsados ​​de Bahía por la escuadra de D. Fradique de Toledo Osório. Al retirarse de Salvador, los holandeses, comandados por Hendrikordoon, se dirigieron a Baía da Traição, donde desembarcaron y se fortificaron.

Tropas de Paraíba, Pernambuco e indios se unieron a instancias del gobernador Antônio de Albuquerque y Francisco Carvalho para expulsar a los holandeses.

La derrota bátava se produjo en agosto de 1625. Después de este conflicto, los holandeses se dirigieron a Pernambuco, donde el gobernador Matias de Albuquerque, con el objetivo de dejarlos sin suministros, incendió los almacenes del puerto y se atrincheró.

En Paraíba, por haber ayudado a los holandeses, los Potiguaras fueron expulsados ​​por Francisco Coelho.

Durante este período, se puede ver la gran defensa de la tierra. Temiendo nuevos ataques, el Fortaleza de Santa Catarina, en Cabedelo, fue reconstruida y guarnecida y frente a ella, en la margen opuesta del río Paraíba, se construyó el Fuerte de Santo Antônio.

Fortaleza de Santa Catarina, en Cabedelo PB
Fortaleza de Santa Catarina, en Cabedelo PB

El cinco de diciembre de 1632, al mando de Callenfels, 1600 bátavos desembarcaron en Paraíba.

Se produjo un tiroteo, los holandeses construyeron una trinchera frente a la fortaleza de Santa Catarina, pero fueron derrotados con la llegada de 600 hombres de Felipéia de Nossa Senhora das Neves a instancias del gobernador.

Después de este evento, los brasileños intentan construir una trinchera frente a la fortaleza. Los holandeses intentan detenerlo, pero el fuerte resiste. Incapaces de ganar, los bátavos se retiran a Pernambuco.

Los holandeses deciden atacar Rio Grande do Norte, pero Matias de Albuquerque, 200 indios y 3 compañías de Paraíba les impiden desembarcar.

Los holandeses regresan a Paraíba para atacar el fuerte de san antonio, pero al desembarcar, notan la trinchera levantada por el pueblo Paraíba, lo que hace que desistan de la invasión y regresen al Cabo de Santo Agostinho.

Después de un tiempo, los holandeses decidieron intentar invadir Paraíba nuevamente, ya que representaba una puerta para la invasión de Pernambuco. Así, el 25 de noviembre de 1634 partió hacia Paraíba una escuadra de 29 navíos.

El cuarto día de diciembre de 1634, bien preparados, los soldados holandeses llegaron al norte de Jaguaribe, donde desembarcaron y encarcelaron a tres brasileños, entre ellos el gobernador, que lograron escapar.

Al día siguiente desembarcaron el resto de las tropas holandesas, llevándose más gente. En el camino por tierra a Cabedelo, los bátavos recibieron más refuerzos. Antônio de Albuquerque Maranhão envió a Paraíba todo lo necesario para luchar con los jefes holandeses en la región del fuerte.

Mientras tanto, Callabar robó las propiedades. Llegaron refuerzos de Rio Grande do Norte y Pernambuco. El capitán Francisco Peres Souto tomó el mando de la fortaleza de Cabedelo.

Fue solo el 15 de noviembre que el Conde Bagnuolo llegó a Paraíba para ayudar a la gente de Paraíba. Como los paraibanos ya se encontraban en una situación irremediable, decidieron entregar el Fuerte de Cabedelo y, poco después, el Fuerte de Santo Antônio.

El Conde de Bagnuolo fue a Pernambuco; Antônio de Albuquerque y el resto de la tropa, junto con el resto del pueblo, intentaron fundar el Arraial do Engenho Velho.

Los holandeses llegaron con sus ejércitos a Felipeia de Nossa Senhora das Neves en 1634 y la encontraron vacía. Luego fueron a buscar a Antônio de Albuquerque en Engenho Velho, pero no lo encontraron.

El comandante de las tropas holandesas llegó a un entendimiento con Duarte Gomes, quien buscó a Antônio de Albuquerque, quien lo arrestó y lo envió a Arraial do Bom Jesus.

Posteriormente, los holandeses ordenaron la liberación de Duarte Gomes. En Engenho Espírito Santo, nuestros guerreros derrotaron a los invasores, encabezados por André Vidal de Negreiros.

El pueblo de Paraíba siguió con la idea de querer expulsar a los holandeses. Buscaron fuerzas para hacerlo: encontraron hombres en Engenho São João y contaron con el apoyo de André V. de Negreiros.

Cuando los holandeses lo descubrieron, también se prepararon para el combate.

La gente de Paraíba se reunió en Timbiri y luego se dirigió a Engenho Santo André, donde fue atacada por Paulo Linge y sus tropas. Después de varias peleas, murieron ochenta holandeses y Paraíba perdió al capitán Francisco Leitão.

Los combatientes, que estaban reunidos en el ingenio Santo André, continuaron provocando a los holandeses, complicando así la situación en Pernambuco.

La fortaleza de Pernambuco fue entregada a los prisioneros liberados por Hautyn. Francisco Figueroa llegó a gobernar la capitanía por un tiempo determinado.

En 1655 llegó João Fernandes Vieira para asumir la Capitanía de Paraíba. Jerônimo de Albuquerque conquistó Maranhão con la ayuda de su hijo Antônio de Albuquerque Maranhão.

En 1618, heredó el gobierno de Maranhão, que contaría con el consejo de dos personas elegidas por el pueblo. Antônio no quería mucho a sus asistentes y los despidió.

Siguiendo su propio camino, Antônio de Albuquerque abandonó el gobierno de Maranhão y se casó en Lisboa, teniendo dos hijos de este matrimonio.

Antônio volvió a Brasil en 1627, con el nombramiento de Capitán Mayor de Paraíba.

Capitanía de Paraíba en el momento de la invasión holandesa

En el momento de la invasión holandesa, la población estaba dividida en dos grupos: hombres libres (holandeses, portugueses y brasileños) y esclavos (de origen brasileño o africano).

Durante mucho tiempo de dominio holandés en Brasil, no hubo mezcla de razas.

Política administrativa holandesa en Paraíba

Durante una década, la capitanía de Paraíba tuvo como administradores a algunos gobernadores holandeses:

servais carpintero

También gobernó Rio Grande do Norte, y su residencia oficial estaba en el Convento de São Francisco.

Ippo Elyssens

Era un administrador violento y deshonesto. Se hizo cargo de los mejores ingenios de la capitanía. Elias Herckmans: Importante gobernador holandés, que gobernó durante cinco años.

Sebastián Von Hogoveen

Gobernaría en lugar de Elias H., pero murió antes de asumir el cargo. Daniel Aberti: Suplente del anterior.

Gisberk de Con

Fue el mejor gobernador holandés, ya que era honesto, trabajador y humano.

paulo de lince

Fue derrotado por los “Libertadores da Insurreição”, y se retiró a Cabedelo.

Conquista por el Interior de Paraíba

A través de entradas, Misiones de Catequesis y banderas, el interior de Paraíba fue conquistado, principalmente después de las invasiones holandesas.

Los misioneros predicaron el cristianismo en sus misiones, alfabetizaron y enseñaron habilidades a los indígenas y construyeron escuelas para los colonos.

Los misioneros encontraron una meseta con un prado verde y un clima agradable.

un pueblo de indios cariri quienes se organizaron en la región la llamaron Campina Grande. Entre los misioneros destacó el padre Martim Nantes, cuya misión dio origen al pueblo de Pilar.

Las Misiones de Catequesis fueron las primeras formas de conquista del interior de Paraíba.

Tras ellos, se ejecutaron banderas con el fin de capturar indios.

El Capitán General Teodósio de Oliveira Ledo fue el hombre que comandó la primera bandera en Paraíba.

Esta bandera tuvo lugar al otro lado del río Paraíba y se destacó por la fundación de un pueblo llamado Boqueirão. Esta primera bandera, a pesar de estar en crisis, tuvo éxito, ya que Teodosio encarceló a varios indios.

Se considera que Teodósio es en gran parte responsable de la colonización del interior de Paraíba. Se asentó en el interior y trajo familias e indios para asentarse allí.

Los pasos de Teodósio fueron seguidos por el capitán mayor Luís Soares, quien también se destacó por sus incursiones en el interior. Un hombre llamado Elias Herckman buscó minas y llegó a Serra da Borborama.

Su actitud (la de buscar minas) fue seguida por Manuel Rodrigues. El fundador de Casa da Torre, Francisco Dias D'ávila, fue otro pionero que se destacó en la colonización de Paraíba.

Entre las diversas tribus (caicós, icós, janduis, etc.) que se destacaron en el conflicto contra la conquista del interior de Paraíba, las más conocidas son las anacondas, que habitaban Alagoas de Monteiro.

Análisis político, económico y social del buque insignia en los siglos XVII y XVIII

Análisis Político

En la administración colonial de Brasil se configuraron tres modalidades de estatutos políticos: el de las capitanías hereditarias, el del gobierno general y el del Virreinato.

En Paraíba, tuvimos la creación de la Capitanía Real en 1574. En 1694, después de más de noventa años de fundación, esta capitanía se independizó.

Sin embargo, después de más de sesenta años, la capitanía de Paraíba fue anexada a la de Pernambuco el 1 de enero de 1756.

Hubo pérdida en esa fusión para la capitanía de Paraíba, además de perjudicar al Servicio Real, por las complicaciones del General de Pernambuco, el gobernador de Paraíba y Rio Grande do Norte.

Por eso, en 1797, el gobernador de la capitanía, Fernando Castilho, dio un comunicado, describiendo la situación de la Capitanía Real de Paraíba a la Reina de Portugal. El 11 de enero de 1799, por Cédula Real, la Capitanía de Paraíba se separó de la de Pernambuco.

El interior de la capitanía fue arrasado por pioneros, que penetraron hasta Piauí.

Sin embargo, la conquista del Sertão fue realizada por la familia Oliveira Ledo. Otro hecho político fueron las constantes invasiones francesas a instancias de la corona francesa.

La invasión holandesa y la Guerra de los Buhoneros, en la que Paraíba siempre estuvo presente con el heroísmo de sus hijos, tuvo sus consecuencias políticas, pues estimuló el sentimiento nacionalista de Paraíba.

Análisis Economico

En la época colonial, Paraíba ofrecía un aspecto económico digno de mención. Entre los principales productos y fuentes de riqueza se destacaron el pau-brasil, la caña de azúcar, el algodón y el comercio negro.

El pau-brasil, de Asia, era conocido como ibira-pitanga por los indios. Su valor como materia prima para teñir ha sido atestiguado en Europa y Asia.

De ahí su importancia económica. Pernambuco y Paraíba estaban entre los puntos de Brasil donde se encontraba con mayor frecuencia la ibira-pitanga.

La caña de azúcar, que era la principal riqueza de Paraíba con sus ingenios, procedía de Cabo Verde. Inicialmente se plantó en la Capitanía de Ilhéus. La caña de azúcar no se ha aclimatado en Europa.

En la Edad Media, el azúcar era un bien escaso con un precio exorbitante.

Apareció en un testamento entre las joyas. Esto demostró la importancia del azúcar, que resultó en el desarrollo y progreso de las colonias brasileñas.

En la primera década de la fundación de Paraíba, ya estaban montados diez molinos.

Desde 1532, este producto ingresaba a la capitanía, almacenado en los hórreos, en las fábricas de Iguarassú.

Los franceses ya comerciaban con algodón. Sin embargo, la economía del “oro blanco” solo se desarrolló en el siglo XVIII.

Aquí en la capitanía, el algodón era de suma importancia en el equilibrio de la economía.

En Paraíba, el hato de ganado también tuvo importancia económica. No sólo se utilizó como fuente de subsistencia entre nosotros. Ingresó a los ingenios como maquinista.

La ganadería tuvo su apogeo durante la “era del cuero”, cuando todo se elaboraba con cuero con fines comerciales; muebles, puertas, cofres, etc.

tráfico de esclavos

Al comienzo de la colonización, comenzaron a introducirse esclavos en Brasil.

No se menciona la fecha, pero se supone que llegaron primero con Martim Afonso de Souza a la Capitanía de São Vicente.

En Paraíba, la empresa del comercio negro comenzó poco después del Real Decreto de 1559, de la Regente Catarina, que permitía a los ingenios comprar doce (12) esclavos cada uno.

El esclavo era un bien caro. Su valor medio oscilaba entre las 20 y las 30 libras esterlinas.

Análisis Social

Iglesias

Duarte Coelho Pereira fundó una nueva Lusitânia, compuesta únicamente por nobles. Algunos nobles de Pernambuco se refugiaron en Paraíba, antes de que ocurriera cualquier invasión holandesa.

Cuando llegaron, construyeron sus molinos, donde vivían en el lujo, disfrutando de todo. Sucede que no toda la población vivía tan bien como la nobleza, ya que había mujeres y niñas analfabetas, que solo hacían las tareas del hogar.

Existían también otras clases sociales, compuestas por comerciantes y aventureros, que se enriquecían rápidamente, formaban parte de la burguesía, queriendo pasar a formar parte de la nobleza.

Los miembros de la máquina administrativa constituían otra clase. Eran considerados los hombres buenos, vivían en uniforme.

El factor más importante para la sociedad era la Iglesia, por su forma de catequizar al pueblo.

Las principales iglesias que acompañaron a Paraíba en la época colonial fueron:
  1. La Madre de Nuestra Señora de las Nieves
  2. Iglesia de la Misericordia
  3. Iglesia de las Merces
  4. Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de los Negros
  5. Capilla de Nuestra Señora de la Madre de los Hombres
  6. Iglesia de Bom Jesus dos Martírios

Revueltas en las que participó Paraíba

1. Guerra de los vendedores ambulantes

La Guerra de los Mascates fue una guerra civil, que tuvo lugar en Pernambuco, en el siglo XVIII, más específicamente en Olinda, sede del gobierno de Pernambuco en ese momento.

Ocurrió que hubo indignación contra la elevación de Recife a la categoría de villa, a pedido de la población de Recife, compuesta por comerciantes portugueses llamados Mascates que aspiraban a una mayor autonomía.

En ese momento, la economía del noreste estaba en declive, ya que los precios del azúcar caían en el mercado mundial y se había descubierto Minas Gerais. Muchos plantadores debían dinero a los vendedores ambulantes.

En 1707 la villa de Recife fue elevada a villa, lo que provocó una revuelta en Olinda.

Algunos olindenses ocuparon Recife y eligieron un nuevo gobernador a su favor; Olinda ocupó Recife durante tres meses.

João da Mata, un vendedor ambulante, obtuvo el apoyo del gobernador de Paraíba, João da Maia Gama, para vengarse de los hacendados. De esa manera, los vendedores ambulantes encarcelaron al gobernador de Pernambuco.

Luego de este hecho, ingresó al poder un nuevo gobernador (Félix José Machado de Mendonça), quien en un principio fue imparcial, pero luego se puso del lado de los buhoneros, quienes salieron victoriosos de este conflicto.

2. Revoluciones liberales

La transición del siglo XVIII al XIX estuvo marcada por el surgimiento de ideas revolucionarias.

Apareció en el mundo el estilo literario conocido como Realismo/Naturalismo, que buscaba describir a las clases bajas y mostrar los aspectos más degradantes y crueles de la sociedad.

En Paraíba, las ideas revolucionarias fueron estimuladas por la marchanaria. El mundo entero estaba basado en el punto de vista científico. Tenemos como ejemplo al Padre Manoel Arruda, quien comenzó a investigar la fauna y flora del Nordeste.

Todas estas ideas liberales provocaron un surgimiento revolucionario, en el que podemos mencionar las revoluciones de 1817, 1824 y 1848, todas con tendencias republicanas, federalistas y democráticas.

3. Revolución de 1817

Este movimiento republicano y separatista surgió en la Provincia de Pernambuco y pronto se extendió a las provincias de Alagoas, Paraíba, Rio Grande do Norte y Ceará. Influenciados por la Revolución Francesa y por el ejemplo de la República de América del Norte, los insurgentes querían emancipar a Brasil.

Cuando estalló la revuelta, los rebeldes instalaron un gobierno republicano provisional.

Pero el Gobierno General no perdió el tiempo. Cuatro meses después, los líderes de la revuelta fueron condenados a muerte y la revolución contenida. Como líderes de la revolución podemos mencionar a Domingos José da Silva (comerciante) y los militares de Paraíba Peregrino de Carvalho y Amaro Gomes.

4. Revolución Praia

Esta revuelta duró sólo cinco meses y tuvo lugar en la provincia de Pernambuco entre 1848/49.

Fue influenciada por el espíritu de 1848 que dominaba Europa. Esta revuelta consiste no solo en un movimiento de protesta contra la política imperial, sino en un movimiento social que pretendía instaurar reformas.

Entre otras demandas hechas por los rebeldes, podemos mencionar:

  1. la división de los latifundios
  2. la libertad de prensa
  3. Democracia
  4. fin de la importación de industrias textiles
  5. fin del dominio portugués sobre el comercio de Recife
  6. fin de la oligarquía política, entre otros

Los rebeldes eran los liberales opuestos a los conservadores (grandes terratenientes y comerciantes portugueses).

El principal periódico liberal de Recife estaba ubicado en la Rua da Praia. Debido a esto, los liberales se conocieron como praieiros.

La revolución se inició con enfrentamientos entre liberales y conservadores en Olinda, el siete de noviembre de 1848.

En 1849 los insurgentes atacaron Recife, pero fracasaron. Después de ser derrotado por las tropas del Brigadeiro Coelho en Pernambuco, Borges da Fonseca siguió luchando en Paraíba. Otros líderes fueron torturados o asesinados.

Este fue el último movimiento revolucionario del Imperio.

5. Confederación del Ecuador

Esta revuelta surgió por la actitud autoritaria de D. Pedro I, que disolvió la Asamblea Constituyente.

Esta situación se agravó cuando D. Pedro I quiso reemplazar a Manoel País de Andrade, gobernador de la provincia, exrevolucionario, que gozaba de gran popularidad entre Pernambuco, por uno de sus mecenas (Francisco Reis Barreto).

De esta forma, los concejos municipales de Olinda y Recife se declararon en contra del gobierno de Barreto.

El 2 de julio de 1824, País de Andrade se involucró en la revuelta, pidiendo el apoyo de las demás provincias del noreste.

Su objetivo era unir las provincias del Nordeste en una república, denominada Confederación del Ecuador. Se enviaron emisarios a las provincias de Paraíba, Rio Grande do Norte y Ceará.

Sin embargo, la represión sobre esta revuelta fue intensa. D. Pedro I envió navíos de guerra para derrotarlo. Después de la derrota de las tropas republicanas de Pernambuco, las demás provincias se debilitaron y fueron derrotadas.

Todos sus cabecillas fueron fusilados, entre ellos Frei Caneca, a quien mataron a balazos, porque nadie tuvo valor para ahorcarlo.

6. La rebelión de los Kilobreakers

Ocurrida en 1874, se hizo conocida por la modificación que provocó en el sistema de pesos y medidas, hecho que provocó una gran revolución en Paraíba. Esta revuelta provocó muchos arrestos, incluido el del cura de Campina Grande (Calisto Correia Nóbrega).

7. Los ronquidos de abeja

La revuelta de los ronquidos de abejas ocurrió en el interior de Pernambuco, Alagoas, Ceará y Paraíba, en 1851, con el objetivo de controlar a los trabajadores, ya que, con la caída de la trata de esclavos, los hombres libres iban a trabajar.

8. Princesa Isabel

Frente de oposición al presidente João Pessoa, en la ciudad de Princesa Isabel, Paraíba. Su líder era José Pereira, quien tenía amistades influyentes en el estado.

9. Columna Prestes

Fue un movimiento iniciado por algunos políticos descontentos con el gobierno del presidente de Rio Grande do Sul, y antiguos participantes de la Revuelta Federalista de 1893.

Sus principales líderes fueron: Luís Carlos Prestes, Miguel Costa y Juarez Távola. Los miembros de la Columna, a pesar de todas las dificultades, lograron romper las barreras en el sur. Al final, la Columna se retiró a Bolivia, Paraguay y Argentina.

10. Revolución de 30

Representó el evento más importante de toda la historia de Paraíba. La dirección de Paraíba avanzó desde el momento en que João Pessoa se negó a aceptar la candidatura de Júlio Prestes a la presidencia de la república.

Todo empeoró con el levantamiento de la Princesa, que contó con el apoyo de todos los coroneles del azúcar y del algodón, entre otros factores que contribuyeron al empeoramiento de la situación.

Poco después de este hecho, falleció el presidente de Paraíba, João Pessoa. La revolución se extendió por varios lugares (noreste de Maranhão a Bahía).

Historia de la Fundación de Paraíba y João Pessoa

Deja un mensaje

Este sitio utiliza Akismet para reducir el spam. Aprenda cómo se procesan sus datos de comentarios.

Ocultar imagen